La terapia de desintoxicación de las redes sociales le ha durado exactamente siete días a Kendall Jenner. Hace apenas una semana cerraba su cuenta de Instagram sin previo aviso ni razón, dejando a 68 millones de seguidores sin sus espectaculares looks en ropa interior.

Son muchas las celebridades que después de un comentario dañino o una experiencia negativa deciden apartarse del mundo virtual. No es el caso de Kendall. A los pocos días, la joven abrió su corazón en el programa de Ellen Degeneres y explicó el por qué de su repentina decisión.

“Necesitaba una limpieza. Quería tomarme un descanso. Cuando me levantaba, lo primero que hacía era mirar (el teléfono) y cuando me iba a la cama era también lo último que chequeaba”, confesó a la presentadora. “Sentía que dependía de ello, así que decidí tomarme un descanso”.

La modelo no se ha hecho esperar y en su nuevo debut se mostró como fotógrafa.

Luces rojas de fondo, personajes desconocidos y un sello bajo el lema “By me” son algunas de las características que rodean su estreno en la red, instantáneas que sobrepasan el millón de visitas.

Redacción
[email protected]