La tala indiscriminada de árboles para construir un proyecto vial, la disposición de aguas servidas en el mar sin el debido tratamiento, así como la operación irregular de una cementera son algunas de las prácticas que llevan a cabo en la región sin el debido permiso


Durante años, el oriente venezolano ha sido una de las regiones predilectas para que viajeros de otras partes del país o del mundo vacacionen, esto gracias a los privilegios naturales de los que esta zona costera puede hacer alarde.

Y si hablamos del estado Anzoátegui, la entidad muestra un interesante contraste que fusiona playas tropicales cálidas y apacibles por un lado con ríos fríos y torrenciales por el otro, todo en medio de unas condiciones atmosféricas ideales.

Pero todo este fantástico ecosistema, que va desde flora particular y única hasta fauna salvaje que se mueve libre por mar, aire y tierra, podría desaparecer gracias a la obra del predador más grande de la historia, el humano.

De hecho, expertos en materia ambiental advierten que si la actividad humana en la región no es regulada como debe ser, en menos de una década recursos tan vitales como el agua o el aire serán limitados para la población local.

Archivo
Archivo

Al respecto, el presidente del movimiento ecológico en el estado, Antonio Otaiza, opina que no existe un interés real por las autoridades gubernamentales de poner en práctica las leyes y limitaciones expresas en estos textos vigentes.

Cita ejemplos como los del río Neverí, la Bahía de Pozuelos, la construcción de la vía del Bus de Tránsito Rápido (BTR) como los más representativos en cuanto a violación de normativas y de impacto que han trascendido.

“En el principal caudal de la entidad siguen cayendo aguas servidas sin ser tratadas, sin mencionar lo que sucede en las playas de Puerto La Cruz y lo que se hizo con la nueva solución de trasporte, donde se talaron árboles que tenían hasta 40 años”, comenta Otaiza.

A juicio del también oceanólogo, se debe tener más seriedad y firmeza a la hora de conceder permisos para trabajos que involucren el medio ambiente sin darle prioridad al tema económico. Señala a la improvisación como un aspecto recurrente en este particular en la región.

“Estamos yendo hacia un camino en donde no nos quedarán playas, ni agua potable para nuestro consumo, en donde las personas respirarán un aire sumamente contaminado por la operación indiscriminada de las industrias y suelos infértiles por lo mismo”, añade Otaiza.

El agua

La presidenta de la organización ambiental Fundación La Tortuga con sede en Lechería, Chelo Nogueira, expresa su preocupación por el tema del agua potable en el estado Anzoátegui, citando puntualmente el problema de las plantas de tratamiento.

Archivo
Archivo

Nogueira comenta que solo en Urbaneja hace cuatro de estos centros que han dejado de funcionar, situación que obliga a los operadores de la Hidrológica del Caribe (Hidrocaribe) a enviar las aguas de desecho al mar sin ser filtradas.

Destaca que ya en muchos sectores de la zona metropolitana del estado hay problemas con el suministro de aguas blancas, y acota que si seguimos usando agua nueva sin limpiar la que ya utilizamos, el problema se acrecentará.

Entretanto, Marcos Martínez, vicepresidente de Hidrocaribe no está del todo de acuerdo con tal afirmación sobre las plantas de tratamiento y garantiza que estos centros sí están operativos durante todo el año en la región.

Enumera las principales plantas de la entidad, entre ellas la de El Maguey en Puerto La Cruz, la de Maurica en Barcelona, así como la Submarina en Lechería, y las de Guanta, Píritu y un pozo séptico que abarca Boca de Uchire y zonas aledañas.

El aire

En la opinión de Adriana Blanco, miembro de la Fundación Vida Verde (Funvive) los problemas de la contaminación del aire también se mantienen latentes en el estado Anzoátegui, sobre todo por las fallas en las operaciones de Cementos de Venezuela, en el municipio Guanta.

Archivo
Archivo

Explica que la empresa tenía 56 filtros de aire para evitar que el polvillo resultante de la producción del concreto no se esparciera en el ambiente.

Sin embargo, y de acuerdo al último estudio que hicieron el año pasado, solo funciona un filtro.

Blanco, quien es ingeniero del ambiente, expone que estas partículas son sumamente contaminantes y que provocan secuelas graves en el sistema respiratorio de quienes se exponen a ellas, además de que alter los ecosistemas cercanos.

Menciona la desaparición de fauna marina en el Parque Nacional Mochima porque el polvillo se puede sedimentar en el fondo marino y altera el hábitat de ciertos animales, quienes pierden sus fuentes de alimentos y se ven obligados a emigrar.

Amenaza bajo el agua

El biólogo marino Juan Pedro Ruiz sostiene que desde el año 2007 está realizando un trabajo de la mano de la fundación Costas de Venezuela para estudiar la expansión de un extraño tipo de coral que no es propio de la zona.

Archivo
Archivo

Lo nombra como corales de la familia “Xeniidae”, propios de los océanos Pacífico e Índico, y aunque representan un tipo de vida, Ruiz comenta que este tipo de arrecifes crecen sin control alguno mientras destruyen otros tipos de vida que sí son propios de esta parte del mundo.

Reconoce que no sabe cómo llegó este tipo de corales hasta el Parque Nacional Mochima pero señala que se ha extendido por buena parte de la parte oeste de la isla La Chimana, La Picuíta, Isla de Plata, la bahía de Arapito e isla Borracha.

Se intentó contactar Edgar Mata, encargado regional del Ministerio de Ecosocialismo y Agua (Minea) antiguo ministerio del ambiente, para conocer su apreciación sobre estos temas expuestos por especialistas en la materia pero no fue posible

Irrespeto

Aunque Anzoátegui comparte el Parque Nacional Mochima con el estado Sucre, muchos creen que este espacio natural, rico en un ecosistema único, no recibe el “respeto” que se merece. Para el biólogo Juan Pedro Ruiz, allí se realizan prácticas como la pesca artesanal, el turismo descontrolado, la construcción de viviendas en la costa, entre otras, que no están permitidas.

Paúl Rivas González
[email protected]