Tras concluir la pasada doble jornada de la Eliminatoria Sudamericana al Mundial 2018, ya el torneo terminó la primera vuelta y comenzó la segunda, con saldo alarmante para Venezuela, que marcha última en la clasificación con dos puntos de 30 posibles.

El equipo que dirige el técnico Rafael Dudamel ha marcado nueve veces y le han perforado la valla en 26 ocasiones. Semejante figuración hace retroceder 20 años a la Vinotinto, cuando tuvo una actuación peor que la actual.

Hay que remontarse a la era del fallecido entrenador argentino José Omar Pastoriza, en la clasificación al Mundial Francia 1998, para conseguir actuaciones tan pírricas como la actual. Entonces, a estas alturas de aquella cita, el combinado nacional sólo coleccionaba un punto (empate con Chile), seis goles a favor y 26 en contra.

Tras la salida de Pastoriza y la llegada de Richard Páez, comenzó el boom de la Vinotinto, que luego incluyó el ciclo de César Farías.

Después de concluir las 10 primeras fechas de la Eliminatoria al Mundial 2002, Venezuela sumaba tres unidades (triunfo 4-2 sobre Bolivia) y saldo de seis tantos anotados y 21 permitidos.

Para la fase previa al Mundial Alemania 2006, los criollos acumulaban a esta altura 10 contables con ocho goles a favor y 17 en contra.

Y para el premundial de la cita de 2010, el saldo nacional de los 10 primeros compromisos fue de otros 10 puntos, con 12 goles a favor y 18 admitidos.

En la Eliminatoria al Mundial 2014, la figuración venezolana tras 10 fechas fue aún mejor: 12 puntos, ocho goles y nueve tantos admitidos.

“Tenemos que levantarnos y empezar a pensar en cómo sacar adelante lo que viene en noviembre”, dijo Dudamel tras la derrota 2-0 ante los brasileños, el martes en la noche.

“Buscamos sumar la mayor cantidad de puntos posibles y escalar la mayor cantidad de escalones en la tabla de posiciones”.

Venezuela quedó con remotas opciones de llegar a la cita de Rusia. Sólo el capricho de las matemáticas mantienen la esperanza, cuando restan 24 puntos en disputa. Es decir, ganando todos los encuentros que le faltan, más los dos puntos que acumulan, la representación nacional tendría alguna posibilidad de aspirar el quinto escaño en la tabla que da opción al repechaje.

“No nos gusta, ni queremos, ni es nuestro objetivo mantenernos en el último puesto. Confiamos y trabajamos para que el equipo rápidamente pueda alcanzar una victoria que nos dé ese oxígeno y esa fortaleza para seguir adelante y sumar la mayor cantidad de puntos posibles”, continuó el timonel.

El técnico de la selección nacional aprovechó la ocasión para agradecer el respaldo que le dio el público de Mérida, donde cayeron ante los amazónicos, y el apoyo de la afición de todo el país, pese a volver a figuraciones que la nueva generación no conoce.

“Mérida y Venezuela nos han dado todo. Lo único que tengo que hacer es darle las gracias a nuestro entorno y pedirles que se mantengan firmes con nosotros en el trabajo. Así que la fuerza y la entereza con la que disputamos cada partido, la pedimos también al exterior de nuestra selección (…) No estamos en la posición que todos queremos, pero es lo que nos ha tocado enfrentar”.

Venezuela recibirá a Bolivia el 10 de noviembre y visitará a Ecuador el 15 de ese mes, con la urgencia de salir del bache.

León Aguilar
[email protected]