Publicidad!

Aída Hernández, atribuye sucesos extraordinarios a la Patrona de Oriente, por lo que trabajó para comprar la efigie de la parroquia, bendecida por el padre Carlos Alberto en Lechería


Los milagros de la Virgen del Valle son infinitos. Desde la sequía de 1608 hasta la resucitación de un adolescente en Caicara de Barcelona, son atribuidos a la Patrona de Oriente, quien cumple hoy 105 años de haber sido coronada por el obispo Antonio María Durán, tras ser autorizado por el papa Pío X en 1911.

A “Vallita” como es conocida entre el pueblo margariteño, la rodean miles de historias inexplicables, que dan fe de sus prodigios.

Tal es el caso de Aída Salazar, una humilde residente de Lechería que espera con vehemencia el 8 de septiembre para agradecerle a la virgencita el milagro concedido a su hija Verónica Salazar, quien fue diagnosticada de una afección de comunicación interventricular (CIV) en el corazón, luego de su nacimiento.

Recuerda que su pequeña recién nacida, debía someterse a una operación a corazón abierto en la ciudad de Caracas.

“La primera vez que acudí a la capital, me dijeron que debía esperar que la bebé cumpliera alrededor de nueve años para realizar una riesgosa intervención”, relata conmovida Salazar.

Asegura que una vez pasado el tiempo, viajó por segunda vez hasta al Hospital Universitario de Caracas, donde el cardiólogo que llevaba el caso, posterga la cirugía para cuando la niña cumpliera 12 años de edad.

Las plegarias no se hacían esperar y como buen margariteña, la señora Aída se aferró a pedirle a “Vallita” un milagro en la vida de su hija.

virgen del valle“Mientras transcurría los tres años para la tercera consulta, le pedí a la virgencita que todo saliera bien”, detalla Salazar, mientras contemplaba atentamente la figura de la Virgen del Valle, ubicada en el templo María Auxiliadora de Lechería.

La fiel devota señala que después de su tercera visita sus oraciones fueron respondidas, puesto que en junta médica, todos los especialistas le preguntaron ¿De quién era devota? y asustada, el ama de casa respondió que su advocación pertenece a la Señora del Valle.

Sin entender lo que pasaba, la señora Aída describe que al cabo de unos minutos pidió a los doctores una explicación de lo ocurrido. “Fue un milagro”, dijeron los galenos.

Actualmente Verónica Salazar tiene 44 años y como pago del favor concedido, su madre Aída se integra a las actividades que celebran la Solemnidad del Nacimiento de la Virgen del Valle en Lechería, además de custodiar la imagen, desde su llegada a tierras orientales hace 32 años a la parroquia María Auxiliadora.

Favores concedidos

Ana María Aguilera, quien fue diagnosticada de cáncer de mamas en 2014, siempre acude con fervor a Virgen del Valle luego superar su enfermedad y ver cómo su sobrino Denis Alejandro se recuperó tras una complicación en los riñones.

“En medio de cualquier circunstancia, puedo refugiarme en ella, Dios me salvó de la locura por la desesperanza y la fe, fue justo lo que me salvó”, refiere la luchadora.

En cuanto al pequeño Denis, explica que en medio de su recaída, elevó su petición para que la madre de los pescadores obrara a favor de su recuperación.

virgen del valle“Una vez mejoró, llevé a mi sobrino a los pies de la Virgen en la iglesia de Lechería y pagar mi promesa”, dice Aguilera.

Desde ese entonces, la señora Ana Aguilera, venera en casa a la Patrona de Oriente y por primera vez, colabora en custodiar a “Vallita” en la parroquia María Auxiliadora de Lechería.

Nuevo nacimiento

Otro caso emblemático es el niño Luis Enrique. Un miércoles santo fue declarado muerto, cuando el pequeño de dos años cayó al río de la desembocadura de Caicara de Barcelona y tras 20 minuto desaparecido fue hallado sin vida.

Su abuela, Rosa Mejías, menciona que una vez encontrado río abajo, el infante fue llevado por la familia al Centro Médico Zambrano.

“Los médicos de la clínica dijeron que mi nieto no tenía signos vitales y ordenaron trasladar el cuerpecito a la morgue, así que me aferré a mi Virgen del Valle y comencé a hablarle, mientras mi hermano le daba respiración boca a boca. Fue en ese instante que el niño volvió en sí”, explica entre lágrimas Mejías al recordar el episodio.

Señala que hoy en día ya es un adolescente y desde ese entonces se une a las festividades de la Patrona de Oriente, además de coser con sus manos el traje que luce la imagen cada 8 de septiembre en su sector.

Milagro de sanación

La señora Francisca Salazar, conocida como “Panchita” cuando se aproximan las fiestas en honor a la Virgen del Valle, suele pasar largas horas en el templo.

Su tiempo, lo dedica en colaborar sin ningún interés económico, a la pasión que desde niña siente por la advocación de María.

Pero su devoción es mayor, desde hace cuatro años; cuando se resbaló en casa y su caída le dejó un brazo inmovilizado, además de ser operada para volver un hueso de su hombro a su lugar.

virgen del valle“Desde el accidente no podía ni vestirme, el dolor me aquejaba, estaba limitada aún cuando acudía a terapias”, cuenta “Panchita”.

Recuerda que después de tanto pedirle a la virgencita, tres traumatólogos de la zona no pudieron operarle por problemas de tensión.

Levantando su brazo hacia la cabeza, Francisca agradece que la intervención no se diera, puesto que hoy en día, se encuentra recuperada, aún cuando los especialistas le habían diagnosticado que nunca más movería su miembro superior derecho.

Más de un siglo de milagros

Algunos historiadores aducen que la llegada de la Madre de Dios debió suceder el 20 de octubre de 1529, por lo que Nuestra Señora del Valle es la imagen religiosa más antigua del Continente y su Ermita, en la Isla de Margarita, el primer santuario cristiano del Nuevo Mundo.

María del Pilar
[email protected]

Logo de Redaccion
Redacción El Norte
Publicidad!