Una de cada cuatro mujeres piensa que la principal causa del cáncer de mama es la predisposición genética. Nada más lejos de la realidad. Sólo entre el 10 y el 15% de los tumores de este tipo tiene un origen hereditario, una confusión que puede dar lugar a a mitos infundados sobre una enfermedad en la que, poco a poco, la medicina va ganando la batalla.

Este desconocimiento puede conducir a hábitos poco saludables, ignorancia acerca de los síntomas de alerta o dudas acerca de la autoexploración, los avances terapéuticos y los efectos secundarios de algunos tratamientos. Problemas importantes si se tiene en cuenta que, según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama está detrás del fallecimiento de más de medio millón de personas al año.

En Venezuela, se detectan 6 mil 300 casos de cáncer de mama anualmente, es decir 13 casos a diario, una alarmante cifra que nos hace un llamado a tomar conciencia de la importancia de la prevención.

El 19 de octubre, Día contra el Cáncer de Mama

El centro Salud de la Mujer Dexeus ha llevado a cabo una encuesta entre más de 2.600 mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 85 años. Los datos que arroja son preocupantes. Por ejemplo, aunque una abrumadora mayoría sabe que la detección de un nódulo en el pecho o en la axila puede ser un signo indicativo, desconocen otros aspectos importantes. Una gran parte de las participantes en el estudio ignoraban otros síntomas, como la retracción fija de los pezones, una hendidura, engrosamiento o descamación de la piel.

En ese sentido, la Sociedad Americana del Cáncer apunta que hay diversos factores inevitables relacionados con la aparición de tumor en la mama. Como ejemplo, la organización de referencia en EEUU enumera el envejecimiento, la raza y la etnia, la existencia de un tejido mamario denso, haber empezado la menstruación antes de los 12 años y la menopausia después de los 55, la exposición a radiación en el pecho o al estrógeno sintético dietilestilbestrol. En ningún caso el hecho de acumular emociones negativas, algo difundido como somatización puede causar cáncer. Esta teoría, defendida en ciertos círculos pseudocientíficos, es completamente falsa.Además, una de cada tres mujeres piensa que el hecho de tener antecedentes familiares no implica un refuerzo de los chequeos de control o, al menos, que estos no son necesarios antes de los 45 años. Esta opinión es completamente equivocada y puede retrasar el diagnóstico del cáncer de mama. La detección precoz de los tumores es uno de los aspectos más importantes en medicina preventiva, pero no el único. Pensar que la mayoría de los casos de cáncer tiene un origen genético puede conllevar descuidos fatales.

cáncer de mama

Sin embargo, existen otras causas en las que podemos actuar para reducir los riesgos. No consumir alcohol ni padecer sobrepeso u obesidad, así como hacer ejercicio físico, son algunas de las recomendaciones de los expertos. Según la Sociedad Española de Oncología Médica, cada vez hay más evidencias de que el tabaco aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama. A pesar de que el consumo de cigarrillos está asociado con un efecto carcinogénico, no se ha determinado una relación clara con este tipo de tumores. Aun así, los especialistas recomiendan no fumar por los daños perjudiciales para la salud que conlleva.
Según el estudio difundido por Dexeus, el 76% de las encuestadas desconoce que la quimioterapia que se aplica para tratar el cáncer de mama reduce la fertilidad. A juicio de la mayoría de participantes, ese riesgo está asociado con la dosis administrada y no con el tratamiento, una opinión errónea. Además de la quimioterapia, la investigación ha logrado mejorar las terapias frente a este tipo de tumores, que incluyen la cirugía, la radioterapia o los tratamientos biológicos y hormonales en función del caso. Estos avances científicos han permitido combatir uno de los tumores más frecuentes en mujeres, junto con el cáncer colorrectal y el de pulmón. Seguir investigando nuevas opciones de terapias, métodos de diagnóstico y formas de prevención son aspectos clave para ganar la lucha a esta enfermedad.

Otro de los aspectos desconocidos sobre el cáncer de mama tiene que ver con los tratamientos aplicados. Por un lado, todavía proliferan mitos sobre la posibilidad de que una paciente reciba homeopatía, a pesar de que la evidencia científica ha demostrado que no tiene mayor efecto que el placebo. Este tipo de productos, que la Organización Médica Colegial ha calificado como “ilusorios” y contra el que también han alzado la voz un grupo de farmacéuticos españoles, ha sido rechazado por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer (GEPAC). Desconfiar de charlatanes y seguir las recomendaciones médicas es clave para que la terapia sea un éxito.

ABC Del Cáncer de mama

Examen clínico de las mamas
Paso 1
Toda mujer a partir de su primera menstruación, debe hacerse una exploración clínica de las mamas, como parte de su rutina anual de evaluación ginecológica.
¿Qué incluye un buen examen clínico de las mamas?
Cada examen de las mamas realizado por su médico (mastólogo,  ginecólogo), puede tomar hasta 10 minutos  y debe incluir:
• Historia médica, para saber si usted  tiene antecedentes personales y familiares de enfermedades benignas o malignas de la mama.
• Observación de sus mamas, usted  parada y con sus manos presionando las caderas hacia abajo.
• Examen de toda el área  de la mama hasta llegar: al cuello, las axilas, el centro del pecho y la parte inferior de  la caja torácica. Usted acostada y con las manos detrás de la nuca.
• Conversación con su médico acerca de: la salud de sus mamas, la forma correcta de realizar el autoexamen todos los meses en su casa y dudas que usted pueda tener.
Mamografía
Paso 2

La mamografía es una  gran aliada para el diagnóstico temprano del cáncer de mama, ya que puede encontrar el tumor cuando es muy pequeño. A menudo varios años antes de que se pueda palpar al tacto o denote algún cambio en la mama.

Es una radiografía del seno, rápida,  fácil y segura. Los médicos aconsejan hacerse la mamografía anual a partir de los 35 años de edad, o antes, si hay factores de riesgo y su médico lo indica.
En algunos casos, el médico tratante, puede indicar otras pruebas diagnósticas como el ecosonograma mamario, la resonancia magnética y la biopsia.
Conozca sus mamas
Paso 3

Usted debe familiarizarse con el aspecto normal de sus mamas, para que así pueda informarle de inmediato a su médico cualquier cambio que ocurra.

El autoexamen mensual: Le permitirá conocer sus mamas y detectar algún signo de alerta  (endurecimiento, modificaciones en la piel y el pezón, secreciones espontáneas, hendiduras, cambios del tamaño y forma).

Recuerde que el autoexamen de los senos se divide en dos partes.

Observación: De pie, con las manos en tres posiciones ( al lado del cuerpo, en la cintura y detrás del cuello) se coloca frente a un espejo y revisa toda el área de sus mamas y axilas.

Palpación: Acostada, con la mano derecha detrás del cuello y con la mano izquierda palpa toda el área de la mama derecha y la axila derecha. Use las yemas de los dedos y muévalas de forma circular utilizando diferentes niveles de presión (leve, moderado e intenso) Al terminar hace lo mismo con la parte izquierda.

Redacción