Publicidad!

Aquel jardinero que podaba los árboles y que hacía los oficios a vecinos de la villa South Park al fondo del kilómetro 4 en San Francisco, terminó convirtiéndose en el monstruo de la urbanización, luego de conocerse que estranguló a Magdalena del Valle Mejía La Cruz, de 48 años, y luego enterró su cuerpo en un jardín justamente detrás del bohío habilitado para las reuniones familiares de los residentes del conjunto residencial.

Magdalena era una mujer afable y alegre, aseguraron sus hermanas. No le importaba congeniar con desconocidos y así lo hizo con José Bolaños Piñeres, de 40 años.

La mujer vivía sola en su townhouse, pero la mayor parte del tiempo trabajaba como vendedora en una distribuidora de lubricantes en la circunvalación 2. Tenía un hijo de 30 años, que vive en Estados Unidos y ejerce como estilista.

El nombre de Magdalena Mejía fue mencionado en los periódicos en junio de 2016 cuando asesinaron a su novio en el barrio El Manzanillo, mientras este le instalaba un GPS a su carro.

Por este crimen, se señalaba como presunto asesino al exmarido de Magdalena, pero el caso no terminó de resolverse.

Desde aquellos hechos, Magdalena siguió su vida en su residencia y no tuvo otra relación hasta que conoció hace cinco meses a Leandry, un hombre que era cliente del negocio donde trabajaba ella. “Se hicieron amigos y después comenzaron una relación que apenas tiene un mes”, dijo uno de sus hermanos.

Leandry visitaba a Magdalena pero no vivía con ella en su townhouse. Los vecinos lo conocieron y a ella era común verla a diario, pues salía del complejo en su Aveo, pero no era precisamente con Leandry, sino con José Bolaños Piñeres, el jardinero de la villa privada que se ganó la confianza de Magdalena y que la acompañaba en algunos quehaceres que ella necesitaba.

No era nada extraño ver al jardinero junto a Magdalena, esto lo hacía él también con otros vecinos. “Ella le solicitaba su colaboración para que le acompañara al supermercado, o le lavara su vehículo, ella vivía sola y era normal pedir la ayuda de su jardinero”, reveló una fuente del Cicpc.

Pero la confianza que le brindó Magdalena a su jardinero terminó en una tragedia. Bolaños comenzó a conocer de los movimientos y rutina de Magdalena, la escuchaba hablar por el celular, sabía a la hora que salía de su casa y lahora que llegaba.

Uno de esos días que la acompañaba, escuchó que ella conversaba por el celular que estaría por recibir unos dólares que le enviaría su hijo desde los Estados Unidos y, desde ese instante, la maldad invadió la mente del jardinero.

Según fuentes del Cicpc, Bolaños al ser interrogado, confesó “que quería apoderarse de estos dólares y esperaba el momento preciso para así hacerlo”.

La mujer citó a su jardinero para que el pasado lunes fuera a su casa a lavarle el carro y el hombre accedió. Llegó al mediodía y le tocó la puerta. Magdalena estaba en la parte de arriba de su casa y desde allí le gritó que pasara.

“El hombre subió y no esperó mucho para presionarla para que le dijera dónde guardaba los dólares mientras la sujetaba por el cuello”, reveló una fuente del Cicpc.

“¡No tengo ningunos dólares aquí!”, medio alcanzaba a hablar Magdalena con la garganta apretada, pero el jardinero seguía insistiendo con violencia. “La apretó tan fuerte que terminó estrangulandola”, aseguró una fuente detectivesca.

Bolaños luego de asesinar a quien le dio su confianza, “procedió a revisar sus cosas y se robó diez dólares que tenía la víctima en su cartera, treinta mil bolívares en efectivo, dos celulares y una plancha para el cabello”, dijeron los informantes.

Sin embargo, al jardinero se le presentaba otra dificultad. Estaba descubierto y necesitaba deshacerse del cadáver. El hombre esperó la mañana del martes para enterrar el cadáver y así lo hizo en un lugar insólito: el jardín de la urbanización, situado detrás del bohío que construyeron para las reuniones o fiestas de los residentes de la villa.

Con la desaparición de Magdalena, los vecinos estaban muy extrañados y pidieron ayuda a la policía.
Según se conoció ayer, un video delató al asesino. El circuito cerrado pudo grabar el momento en que el hombre la lleva en brazos hasta el hueco que cavó en el jardín para enterrarla.
Una fuente policial informó que la mujer del jardinero había ido hasta la villa para preguntar por José Bolaños, ya que no había llegado a su casa en Negro Primero, la noche del lunes.
Supuestamente, el hombre le dijo que se quedó enterrando una basura, pero horas después fue aprehendido en la misma villa donde mató a Magdalena. Funcionarios del Cicpc desenterraron el cadáver y encerraron en el calabozo al jardinero asesino.

Logo de Panorama
Panorama

Con información de Panorama

Publicidad!