Publicidad!

Presuntos nuevos casos de leishmaniasis proliferan en sectores de Puerto La Cruz


El desabastecimiento de fórmulas lácteas y el alto costo de los alimentos, ha obligado a las madres a sustituir algunos productos infantiles por otros para aliviar la situación, y evitar que sus hijos se sumen a la lista de 53 bebés muertos por desnutrición en lo que va de año, según cifras del secretario de organización del Colegio de Médicos de Anzoátegui, Humberto Omaña.

“No gano suficiente para comprar cada tres días una lata de leche de fórmula Nan que cuesta Bs. 10 mil la pequeña para darle a mi hija, bachaqueada porque no se consigue.

Me queda amamantarla pero casi no me sale leche. Estoy optando por hervir un poquito de arroz o espagueti para darle esa agua a la bebé”, relató Karyeni Rojas, quien relató que pasa su postparto en una cola.

Una práctica más arriesgada es la opción de Isaura Malavé, quien señaló que en un terreno que tiene su esposo cultivan yuca, y es esa raíz la hierve y usa el agua para paliar el hambre en sus dos hijos de seis meses y dos años.

Aunque Malavé aseveró que la yuca cultivada es dulce, el director regional de Salud Pública, Stalin Fuentes, ha explicado que esta raíz libera cianuro, por lo que recomendó un cuidado extremo para el consumo del alimento y recomendó no dárselo a menores.

El maíz también se ha vuelto un aliado en los sectores populares de la zona norte.

“Preparamos esa agua con un poquito de leche para espesar y eso es lo que se les da en el tetero, porque aunque los dos niños aún buscan pecho, es poco lo que de mí sale”, contó.

Señaló que los teteros de yuca y maíz son comunes en la alimentación de los menores la comunidad Aragüita, donde habita.

“Aunque se corre el riesgo de que les caiga mal, es preferible que tengan algo en el estómago y no que se nos mueran de hambre nuestros hijos”, lamentó.

Para quienes ganan sueldo mínimo (Bs. 40 mil 638) es imposible costear la manutención.

La leche de un kilo Prebio cuesta a Bs. 21 mil en el mercado oficial. En el caso de los suplementos vitamínicos, están ausentes en las farmacias.

Desnutrición en Sotillo

70% de los infantes residentes del municipio Sotillo presentan visibles señales de desnutrición. La concejal Beatriz Pérez Blanco, advirtió sobre el creciente fenómeno social que se consolida en sectores como Molorca, Bello Monte, Sierra Maestra y El Paraíso.

Buscan en basura lo que falta en casa.
J. Igualguana

Durante un abordaje a este último sector, la edil encontró que de 240 niños y jóvenes que viven en el barrio El Saigón, 150 presentan desnutrición media y severa.

Las propias madres de los pequeños admitieron que el dinero solo les alcanza para alimentarlos una vez al día. Y dos veces a la semana cuando se trata de proteínas. De resto, apaciguan el hambre de los muchachitos con agua de yuca, arroz y maíz.

“El gobierno implementa mercales, pdvales, clap, carnet de la patria y politizan la comida.

Pero tampoco llega a los sectores. Esos niños no tienen acceso a vitaminas ni proteínas.

Hace tres semanas, una niña murió por desnutrición allí”, acotó la concejal.

Los padecimientos de salud pública se unen al drama alimenticio. Blanco denunció que en lugar hay casos de niños con leishmaniasis, una enfermedad que, hasta lo que se conocía, estaba erradicada en el país.

“Llevé a un niño a la clínica municipal de Lechería para que lo atendieran por una herida que tiene meses y no sana. La especialista me dijo que se trataba de leishmaniasis. El gobierno está matando a los niños. No fumigan, no vacunan y mucho menos garantizan los alimentos”, rechazó la edil.

Hoy durante la sesión de cámara, la concejal expondrá los casos de desnutrición y padecimientos de los pequeños. Exhortó a las autoridades sanitarias a abordar el problema.

Sin embargo, el director regional de salud pública aseguró, en oportunidades anteriores, que solo se trataba de acusaciones malintencionadas y políticas. Negó la existencia de la enfermedad en el estado.

Por su parte, la directora del Consejo Municipal de Defensa del Niño, Niña y Adolescente (Cmdnna) en Sotillo, Morella Jiménez, rechazó la existencia de niños desnutridos.

Aunque destacó que el instituto no lleva el control sobre esta situación, aseguró que el seguro social no ha reportado el primero de estos casos en la jurisdicción.

150 niños del barrio El Saigón están visiblemente desnutridos. Las madres advierten que alimentan a los pequeños con agua de maíz, yuca y arroz.

70% de los pequeños en Sotillo padece algún grado de desnutrición, según dijo la concejal Beatriz Pérez Blanco.

1 vez al día las madres alimentan a sus muchachitos. Y solo dos veces a la semana esos platos de comida tienen proteínas.

Y. González/K. Carrizales
[email protected]

Publicidad!