El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, ratificó este domingo la disposición del pueblo venezolano y del Gobierno Bolivariano para preservar el proceso de diálogo nacional, que permita la construcción de un nuevo modelo económico productivo, la profundización del socialismo, y garantizar la paz en el país.

“No vamos a entregar las banderas de la patria y del socialismo jamás. Ni por las buenas ni por las malas, no vamos a rendirnos jamás. El único camino es el diálogo, la búsqueda de la paz, del respeto, de la tolerancia entre venezolanos y venezolanas”, aseveró el presidente Maduro, en la Academia Militar de la Aviación Bolivariana, en Maracay, estado Aragua, donde se conmemoró el nonagésimo sexto aniversario de esta institución.

El Jefe del Estado venezolano indicó que algunos sectores de la oposición venezolana pretenden proyectar la mesa de diálogo por la paz y la soberanía nacional, instalada hace cuatro semanas, como un signo de debilidad por parte del Ejecutivo y en este sentido ratificó la voluntad del Gobierno Nacional para garantizar la paz al pueblo venezolano, sin que esto signifique deponer las ideas y objetivos de transformación social inherentes a la Revolución Bolivariana.

“Venezuela quiere cambio profundo en revolución, y Venezuela quiere paz, quiere concordia y sobre todo que nos concentremos en la recuperación económica de nuestra patria (…) Lo que yo he hecho en estos años de Gobierno ha sido enfrentar una guerra económica internacional y una guerra interna, y al mismo tiempo preservar la paz, el derecho del pueblo venezolano a vivir en paz. Que cesen todas las formas de guerra económica contra el pueblo venezolano”, expresó el Presidente, en transmisión conjunta de radio y televisión.

Ratificó su voluntad de mantener la mesa de diálogo por la paz, instalada entre el Gobierno Nacional y sectores de la derecha venezolana, como un instrumento permanente para la resolución de diferencias, que facilite impulsar el desarrollo económico y social del país.

“La mesa de diálogo es una gran oportunidad para el país y no vamos a permitir que nadie se pare. Ahí seguiremos nosotros durante todo el 2017, todo el 2018, y todo el tiempo que requiera. La mesa de diálogo tiene que convertirse en una institución permanente para resolver las diferencias y salir de los momentos coyunturales que afectan a todo el pueblo”, instó.

AVN