Los comerciantes destacan que el líquido suele acumularse en 11 locales


A la extensa lista de problemas registrados hace ya varios años en el Mercado Municipal de Anaco, cerca de 200 adjudicatarios de este recinto también añaden un reciente bote de aguas residuales, provenientes de una alcantarilla obstruida en el galpón donde se ofrecen frutas y hortalizas.

Los afectados destacan que el drenaje, ubicado a las puertas de una pequeña salida lateral, se convirtió desde el pasado 15 de noviembre en un río putrefacto que atraviesa buena parte de la vieja estructura, donde también se expenden granos, ropas, pollos y alimentos preparados en medio de malos olores.

Adicionalmente, los pequeños vendedores destacan que la acumulación del líquido en algunas áreas ha generado una densa proliferación de moscas y otras plagas, las cuales suelen alejar a los pocos clientes que a diario visitan dichas instalaciones.

“Desde que se inició este grave problema hemos interpuesto la queja ante (el director de este centro de expendio) José Gil. Sin embargo, el tiempo ha pasado y aún seguimos esperando la reparación de esa tanquilla”, destacó con evidente molestia Cecilia Velázquez, una expendedora cuyo local se inunda con relativa frecuencia a causa de ese desborde.

Velásquez resaltó que “para colmo de males, esta notoria anegación se presenta en otros diez establecimientos, lo que además de generar molestias nos obliga a limitar el horario de trabajo a un máximo de seis horas por día”.

Posibles soluciones

Aunque José Gil, encargado de este centro de acopio, no pudo ser localizado para conocer su opinión sobre el grave problema que afecta a más de 200 vendedores, un trabajador del lugar quien pidió no ser identificado, mencionó que “estamos esperando la llegada de varias maquinarias pesadas para dar inicio a la reparación de esa alcantarilla en un máximo de 48 horas”.

Carlos Pirela
[email protected]