La directiva de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría (Svpp), filial Nueva Esparta, a través de un comunicado hizo pública la preocupación ante lo que consideraron “la falta de información y trato que dan las autoridades sanitarias a los problemas de salud de todos los neoespartanos”.

Katyuska Mata, presidenta regional y Germán Rojas Loyola, secretario de Información y Difusión de esa sociedad, exigieron a la Autoridad Única de Salud, Luis Rodríguez Gamero, que sincere la realidad sobre la presencia de los casos de malaria o paludismo en esta región.

Indicaron que según los datos oficiales de los que disponen, en la región se presentaron casos “importados” de pacientes que salieron de la entidad y regresaron con los síntomas.

Precisaron que solo en las cuatro semanas epidemiológicas de enero se reportan más de 37 casos, incluidas embarazadas, y peor aún, ya hay casos “autóctonos”, es decir, en personas que no han viajado.

“En nuestro estado tenemos dos casos confirmados en niños hospitalizados en el hospital Luis Ortega de Porlamar, lo cual debería disparar las alarmas de las autoridades del Ministerio para la Salud, de la colectividad, consejos comunales y de salud comunitaria para exigir las medidas de prevención, sobre todo en la región denominada Asic 3, específicamente el municipio Mariño”, citan en el comunicado.

Los especialistas coinciden que más preocupante aún es que no se están tomando las medidas correctas, por cuanto los programas de fumigación con vehículos están abandonados y la fumigación liviana está deteriorada totalmente.

Los especialistas explican que la malaria es adquirida por la picadura del mosquito anófeles que ya está presente en la región insular.

Alertan que la infección adquirida por el Plasmodium falciparum es la más fatal si no es tratada a tiempo, y podría tener serias complicaciones renales y cerebrales e incluso la muerte.

Dexcy Guédez
[email protected]