El astro argentino Lionel Messi volvió a jugar este sábado tras casi un mes lesionado y contribuyó con un gol en la amplia victoria del Barcelona sobre el Deportivo de la Coruña (4-0), que coloca a los azulgranas en el segundo puesto provisional de la clasificación.

El brasileño Rafinha abrió el camino de la goleada barcelonesa con dos goles (21 y 36) y el uruguayo Luis Suárez sentenció poco antes del descanso (43).

Messi, víctima de un desgarro muscular en el aductor derecho durante el partido ante el Atlético de Madrid (1-1) el pasado 21 de septiembre, saltó al campo en el minuto 55 por Sergio Busquets y apenas entrado en la cancha anotó el cuarto gol de su equipo al rematar un pase del brasileño Neymar (58).

“Ya habéis visto que Leo ha vuelto y que además a pleno rendimiento”, se felicitó tras el partido su entrenador Luis Enrique.

“En el descanso íbamos 3-0 y he recordado al equipo que el rival fue capaz hace dos años de remontar un 2-0, que teníamos que jugar con inteligencia. Y el equipo ha salido tranqiuilo y ha hecho lo que tenía que hacer”, analizó el técnico, que se mostró “muy satisfecho” con su equipo.

 

 

El Depor acabó con 10 hombres por la expulsión de Laure en la segunda parte (65).

El triunfo permite al equipo dirigido por Luis Enrique de afrontar con más tranquilidad la jornada europea, en la que el miércoles recibirá al Mánchester City de Pep Guardiola, que regresará así al Camp Nou.

El Barça, que en la jornada precedente (antes del parón internacional) cayó ante el Celta (4-3) y cuyos dos últimos encuentros en casa se habían saldado con una derrota (2-1 ante el Alavés) y un empate (1-1 ante el Atlético), no tuvo ningún problema para superar al Deportivo, pese a que tampoco jugó un fútbol excelso.

Neymar avisó al equipo gallego con un disparo al palo y cuyo rebote Luis Suárez mandó fuera, y el Barcelona se adelantó con el primero de Rafinha, en un disparo cruzado desde la derecha que el meta argentino Germán Lux no acertó a despejar (21).

Los protagonistas del segundo gol fueron los mismos: una falta lateral la cabeceó a bocajarro Gerard Piqué y Lux respondió con una parada, pero le dejó la pelota a Rafinha para que hiciese el segundo (36).

AFP