Pablo Emilio Yánez, de 66 años, murió en la madrugada de este miércoles en el hospital Domingo Luciani después de haber recibido varios machetazos por parte de seis delincuentes que querían robarle un racimo de cambures, publicó El Nacional.

El hombre trabajaba en una parcela de tierra que tenía en el sector El Gavilán, en Turgua, municipio El Hatillo en Caracas cuando a las 3:30 de la tarde del miércoles fue atacado por los sujetos, quienes le arrebataron el machete a Yánez y lo usaron en su contra.

Le dieron con la herramienta en la cabeza, el cuello, las piernas y las manos, incluso terminó con varios dedos mutilados. A pesar de estar herido, pudo arrastrarse y gritar para alertar lo ocurrido. Las personas que alcanzaron a escucharlo llamaron a la Guardia Nacional Bolivariana.

Los efectivos castrenses capturaron a cinco de los implicados. Pero en realidad se presume que sean seis porque uno de ellos huyó.

El hijo de la víctima, Pablo Yánez, explicó que los detenidos eran menores de edad y familiares de su padre.

Pablo Yánez detalló que su papá sembraba maíz, ocumo, yuca y cambur. Pasaba más tiempo en la parcela que en la casa y por ello hasta decidió habitar en un rancho cercano a ella. Recientemente abrieron un boquete en el rancho y tuvo que reconstruirlo.

1 mano de cambures iban a robarle al sexagenario que se dedicaba a sembrar

Redacción
[email protected]