Publicidad!

Aplicar la psicología que aprendió durante su formación académica dentro del espacio laboral es la forma en que Merlyn Marín, compagina su rol de madre y educadora


Compaginar su labor de reportera grafica con el rol de madre es una de las tareas más difíciles que le ha tocado asumir a Alejandra Upamo, quien aseguró que gracias al apoyo de su madre ha logrado equilibrar sus cargas.

“Gracias a mi mamá he podido desempeñarme profesionalmente, sin su ayuda se me dificultaría hacer ambas cosas, no sería imposible pero sí más complicado”, dijo Upamo, quien actualmente se desempeña como coordinadora de fotografía en el diario El Norte.

La fotógrafa comentó que como sostén de casa debe salir a laborar, situación que en ocasiones le dificulta compartir el tiempo requerido con su pequeño de cinco años, con quien diariamente realiza sus labores escolares al llegar a su hogar.

Esta madre ejemplar comentó que para compensar el tiempo que no puede estar al lado de su hijo en sus días libres salen al cine, a la playa o simplemente se quedan en casa compartiendo actividades como hacer los deberes del hogar o ver televisión, agregó que en ocasiones lo lleva a su sitio de empleo para que la acompañe.

Educando

Dicen que las maestras son las segundas madres de los niños, que en ellas obtienen igual amor y atención que en los hogares, y sobre estas también recae la responsabilidad de guiarlos por el sendero correcto.

La educadora Merlyn Marín, relató que esta es una profesión que le ha brindado grandes satisfacciones, pese a que considera que trabajar con niños es complicado y delicado pues actualmente muchos infantes incurren en el irrespeto y no se les puede sancionar, debido a que se apegan a algunas leyes.

Como madre de una niña de 11 años y un pequeño de un año de edad, insistió que al igual que en su hogar tiene como bandera en el aula el rescate de los valores, principios, el respeto y la disciplina; puesto que a su criterio se han perdido y ha ocasionado un gran abismo dentro de la sociedad.

“Antes, los pequeños respetaban a los maestros, los veían como un segundo padre, ahora eso se ha perdido, trato de aplicar la psicología que aprendí durante mi formación académica dentro y fuera del espacio laboral, de esta forma encuentro el equilibrio perfecto para ser madre y profesional”, recalcó Marín.

Aguerrida

“Criar a los hijos en mi época era mucho más fácil que actualmente, pero no por eso la mujer se quedaba en casa y se limitaba a cuidar del hogar, muchas emprendíamos pequeños negocios que nos facilitaban el trabajo tanto como madre como profesionales”, aseguró la técnico contable Aurora Sánchez.

Archivo. Raúl González

Sánchez destacó que la mujer actual es mucho más aguerrida puesto que asume perfectamente ambos roles, sin descuidar a sus niños, se desempeña en cualquier campo y saca adelante a su familia.

Relató de igual manera que cuando se mudó desde Caracas a Barcelona debió dejar su trabajo formal, situación que no le impidió desenvolverse en el sector socioproductivo, de esta manera surgió una pequeña tienda de venta de edredones y vestidos para niñas, aprovechando sus habilidades en la costura, logrando así cuidar de sus hijos a la vez que obtenía ingresos.

Actualmente se dedica al diseño y venta de faldellines, como muestra de que la mujer venezolana es emprendedora y luchadora.

Todo terreno

Las féminas venezolanas se caracterizan por su ímpetu y fortaleza, siempre fuerte ante cualquier circunstancia. Es por eso que es ampliamente reconocida en todos los sectores de la sociedad, ejemplo de ello son las deportistas Deyna Castellanos y Naomi Soazo. La bella actriz Gaby Espino y la cantante Rummy Olivo han destacado dentro y fuera de las fronteras nacionales. En el ámbito social y político Sofía Ímber, Endrina Yépez, María Corina Machado y Lilian Tintori, son otras que han puesto su granito de arena por el desarrollo del país.

Jakelín Cotorett
jakelin.cotorett@elnorte.com.ve

Publicidad!