Murray, que clasificó ayer, acompaña a Novac Djokovic como los únicos anclados en las semifinales del Torneo de Maestros, hasta el momento


El número uno mundial del tenis, el británico Andy Murray, venció ayer con dificultades al japonés Kei Nishikori y avanzó a semifinales del Masters por primera vez desde 2012, gracias a la victoria del suizo Stan Wawrinka se impuso al croata Marin Cilic -7-6 (7/3) y 7-6 (7/3)

Murray se impuso al quinto jugador del mundo en tres mangas, tras perder la primera, 6-7 (9/11), 6-4 y 6-4 en un partido de 3 horas y 20 minutos disputado en el pabellón O2 de Londres.

“Había jugado tres veces con Kei esta temporada, en Davis jugamos casi cinco horas, y cuatro en el US Open”, además de un partido en Rio que no fue tan largo, dijo Murray justificando la duración del juego.

“Kei me hizo correr mucho”, añadió Murray, que nunca ha disputado una final de la Copa de Maestros.

Nishikori pudo tener mejor suerte de haber aprovechado más oportunidades de romperle el servicio al escocés (sólo 2 de 11).

Con esta victoria ante su verdugo en cuartos de final del Abierto de Estados Unidos, Murray suma 23 victorias consecutivas, dos en Londres esta semana.

En la última jornada de la fase de grupos, Wawrinka se medirá precisamente a Murray y Cilic al japonés Kei Nishikori.

Suizo ganador

Wawrinka y Cilic tercer y séptimo jugadores del mundo respectivamente, disputaron un partido de intercambios duros y largos que perdió el que pestañeó primero.

Cilic desperdició la primera bola de ruptura del partido en un momento inmejorable para hacerle daño al suizo, con 5 juegos a 4 y 30-40 a su favor. A partir de ahí, ambos conservaron su servicio y la primera manga se resolvió con un juego de desempate que cayó claramente del lado de suizo.

El segundo set empezó con Cilic tomando de nuevo la delantera por 2-0, pero Wawrinka igualó y ahondó en la herida de su rival salvando un 15-40 desfavorable en el quinto juego.

La historia se repitió y la manga se resolvió con un juego de desempate que acabó igual, 7-3.
Wawrinka llegaba al partido no habiendo perdido con el croata desde 2010 y con un balance de 10 partidos a 2 a su favor.

El encuentro reunía a los dos perdedores de la primera jornada, el suizo ante el japonés Kei Nishikori y el croata ante Andy Murray, y la victoria era la única manera de seguir vivo para ambos. La esperanza del suizo es que se ha especializado en empezar mal torneos que acaba ganando, como fue el caso del último Abierto de Estados Unidos.

AFP
[email protected]