El corre corre de estos días no es normal. Las 24 horas se van en pensar cómo conseguir comida o las formas para hacer más llevadera la crisis que desde principio de año se ha acentuado en el país. En esa carrera por obtener lo básico es normal que nos olvidemos de cosas que pudieran ser vistas como superfluas, pero que a la larga son vitales, no solo para nosotros, sino para generaciones futuras.

En esta angustia que se ha vuelto cotidianidad seguramente muchos pasan por alto detalles tan insignificantes que suenan trillados al repetirlos: apagar la luz cuando no sea necesario, ahorrar agua, no ensuciar los espacios públicos… son mensajes que todos sabemos, pero la minoría lleva a la práctica. Esa es la razón de ser de estas 32 páginas que hoy ponemos en sus manos.

El diario El Norte, es una organización socialmente responsable y es por ello que se ha propuesto convertirse en una empresa de referencia en responsabilidad social empresarial en el oriente del país.

Nuestro compromiso como medio de comunicación va más allá de informar, educar y entretener, razón por la cual, desde ya invitamos al colectivo formar parte de la campaña, Creando Conciencia Ecológica.

Hoy este rotativo entrega a sus lectores una edición de aniversario, recordando así la estrategia de reducir, reutilizar y reciclar la basura.

Cuidar el medio ambiente es cuestión de que cada miembro de la sociedad asuma el compromiso de respetar su entorno, por ello El Norte cree que esta fecha es propicia para promover la importancia de tomar conciencia de la protección de los recursos naturales.

Para muchos, el estado Anzoátegui está posicionado en una región geográfica que goza de grandiosos privilegios naturales. Son esas montañas que se levantan desde las planicies, una costa que nos baña con su calor tropical, ríos que corren libres y otras maravillas que nos han regalado.

Pero muchos de nosotros hemos dado por sentado lo que tenemos y hemos olvidado por un segundo que si actuamos de manera irresponsable, podríamos perderlo todo y convertirnos en la razón de nuestra destrucción.

Y ante los retos que cada vez que imponen en medio de una humanidad más acelerada, con muchas más necesidades, altamente industrializada y tecnológica, nuestro planeta parece estar pidiendo a gritos que paremos por un segundo y lo dejemos respirar.

De estas circunstancias adversas saldremos en algún momento como sociedad. El buen curso de este país retornará y es responsabilidad de todos que cuando eso ocurra, ahí estén todavía las bondades naturales con las que hemos sido bendecidos en esta región.

Luego de disfrutar y aprender con este suplemento, le invitamos a reciclar el papel periódico y a comprometerse con este planeta, el único que tenemos.