Publicidad!

Durante su Memoria y Cuenta, gobernador Moreno aseguró que, durante el 2016, se entregaron más de cinco mil toneladas de alimentos en 799 mil 663 bolsas por parte de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap)

Una jarra con agua y dos gaveras con hielo son el único acompañante de dos huevos y medio paquete de harina de maíz precocida.

El bombillo que antes encendía al abrir el refrigerador ya no existe. Eso -al igual que las hortalizas, frutas y verduras- también desapareció. Esa es la imagen actual que viven los refrigeradores de los anzoatiguenses.

La crisis económica y, por ende, alimentaria que atraviesa la nación, ha mellado en el estómago de cada niño, adulto y anciano que, en ocasiones, no cuentan con un pedazo de pan para llevarse a la boca en el desayuno, una pieza de pollo para consumir en el almuerzo o simplemente una arepa con mantequilla para acostarse a descansar hasta el otro día.

Según la Encuesta Sobre Condiciones de Vida del Venezolano (Encovi), publicada en marzo por las universidades Católica Andrés Bello, Central de Venezuela y Simón Bolívar, la pobreza por ingresos alcanza a un 81,8% de los hogares venezolanos; donde más de la mitad (51,5%) se encuentran en pobreza extrema.

La información refleja además que aproximadamente 9,6 millones de venezolanos ingieren dos o menos comidas al día.

“En ocasiones no tengo nada de comida para darle a mis hijos. Antes comíamos hasta tres veces a la semana pollo. En estos momentos nuestros almuerzos los siete días a la semana son puras sardinas. Es muy monótono”, puntualizó el ama de casa, Rebeca Prado.

Menos peso

La pérdida de masa corporal es otra constante en los habitantes de la entidad y el país. De seis mil 413 personas que fueron entrevistadas durante la encuesta Encovi, cuatro mil 665 venezolanos afirmaron haber perdido más de ocho kilos de peso, eso significa el 72,7% de los encuestados.

Tania Rivas denunció que solo ha recibido los alimentos a precios regulados en una oportunidad. Cortesía

Sin embargo, el gobierno del estado Anzoátegui difiere de esas encuestas y estadísticas.

Durante su Memoria y Cuenta del año 2016, el gobernador de la entidad, Nelson Moreno, recalcó que en materia de alimentación, se destinaron dos mil 303 millones 768 mil 059 bolívares.

Apuntó que ese dinero se destinó para la distribución de cinco mil 365,45 toneladas de rubros de la cesta básica en 799 mil 663 bolsas por parte de los mil 490 Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) que hay conformados en el estado.

“Seguiremos en la calle trabajando por el pueblo, por nuestra patria soberana. No permitiremos que las personas pasen hambre por culpa de la guerra económica que nos tienen”, aseveró Moreno.

Sin embargo, los habitantes de diversos sectores del eje norte de Anzoátegui (Barcelona, Lechería, Puerto La Cruz y Guanta) han protestado en varias oportunidades exigiendo se les sean entregadas las bolsas de Clap.

Tania Rivas denunció que solo ha recibido los alimentos a precios regulados en una oportunidad y eso luego de protestar por casi seis horas seguidas.

“Eso que dice el gobernador es falso. Yo quiero que me explique dónde están las cajas porque a los tronconales solo ha llegado como en dos oportunidades pero no a todos los sectores. En la calle donde vivo solo ha llegado una vez”, afirmó.

En aumento

El pasado 8 de enero, el mandatario nacional Nicolás Maduro aumentó el salario mínimo en un 50%, que pasó de 27 mil 091 bolívares a 40 mil 638 bolívares.

El 1ero de marzo ocurrió otro incremento para la canasta básica alimentaria. En esta oportunidad, el presidente de la República aumentó de 177 bolívares a Bs. 300. Esto significó un alza de 69,5% con respecto a 2016, cuando el agregado fue del 18%.

“El bono de alimentación pasa de Bs. 63.720 a 108 mil bolívares. Este incremento es con el fin de arropar la inflación”, aseguró Maduro.

Pero el Centro de Documentación y Análisis Para los Trabajadores (Cendas) presentó otro panorama el pasado 27 de marzo. Según su análisis, la canasta alimentaria familiar pasó de Bs. 621 mil 106,98 (cifra de enero) a 665 mil 682,12 bolívares en febrero.

 

Mientras que la canasta básica familiar de febrero aumentó a 922 mil 625,39 bolívares; es decir, Bs. 90.365,44 más que en enero donde se ubicó en Bs. 832.259,95.

“El sueldo que tengo no me alcanza para cubrir todos los gastos. Me veo en la obligación de hacer varios trabajos extras para poder darles un poco de estabilidad a mis tres hijos. La inflación nos está matando”, explicó el ingeniero Freddy Reyes.

Mayor nutrición

El nutricionista Carlos Gold indicó que, en estos momentos, los ciudadanos están consumiendo “lo que pueden” más no lo que necesitan para su buen desempeño físico.

Explicó que a diario el porcentaje ideal de consumo debe ser el siguiente: 40% de proteínas, entre 30% y 40% de carbohidratos y el resto -entre 20% y 30%- de hortalizas, verduras y frutas.

“Si la persona deja de consumir proteínas va perdiendo peso, pero también pierde masa muscular que es la proteína que tiene el organismo y allí la situación es de cuidado”, profundizó.

Recordó que estas fallas afectan la parte motora, muscular y coloración cutánea.

En la región

Según una encuesta realizada por el equipo reporteril de El Norte, de 10 personas solo seis consumen proteínas en una semana. “Sé que mis hijos no están bien alimentados. Cuando consumimos carnes ellos comen la mayor porción, pero hay ocasiones donde no se come nada de proteínas y eso me preocupa porque es esencial para su crecimiento”, relató compungido el obrero Charles Adrián.

Patricia Aponte

[email protected]

Publicidad!