Publicidad!

Si fracasamos económicamente con ideologías caducas, es hora de ir pensando que en realidad el problema es nuestro


“Lo reaccionario es la patología de lo conservador. Es ir para atrás y de una forma dogmática y cerrada. La patología de la izquierda es el infantilismo. Es la confusión permanente de la ilusión con la realidad”. José “Pepe” Mujica.

El pasado domingo 23 de noviembre de 2014, estuve recorriendo automercados y farmacias en busca de desodorante y jabón de baño, la búsqueda fue infructuosa tuve que caer en manos de los buhoneros, quienes me vendieron a precio del dólar paralelo así claro y raspao me lo dijeron.

En Venezuela la intervención del Estado en la economía es omnipresente, y el gobierno controla obstinadamente el desarrollo de la producción de cada sector permitiendo percibir más claramente el fracaso conceptual del modelo económico intervencionista al estilo soviético del siglo XX, en pleno siglo XXI se continúa con las incongruencias entre lo que se dice, y lo que realmente se hace.

Algún día habrá que represtigiar la palabra “revolución y socialismo”. Da dolor y pena ajena ver a los dirigentes más ilustrados en economía planificada e intervención estadal de Venezuela trastabillar frente al mercado, y quizá por la proximidad de las elecciones de la Nueva Asamblea Nacional en 2015, me vino a la mente la rabia de la gente ese domingo precisamente el día de las elecciones de los círculos de lucha del Psuv, día que nunca olvidaré cuando, cuando un grupo de camaradas me detuvo, y me dijeron que bolas las de esta gente, hablando de socialismo con este alto costo de la vida, nosotros no vamos ir a votar, estamos cansados de tanta demagogia y politiquería barata.

Sin olvidar las atrocidades que está causando el hampa asesina y la campante impunidad, se puede reconocer que Ecuador, Bolivia y Nicaragua tienen las economías de sus países en mejores condiciones. Nuestra revolución, y el que no lo reconozca con sinceridad, está resultando un fracaso económico.

Si fracasamos económicamente con ideologías caducas, es hora de ir pensando que en realidad el problema es nuestra falta de seriedad, sea cual fuere el rumbo a seguir en 2015. Que nadie se caiga a coba: los militares tienen que salir de la administración pública, no son ni neoliberales ni socialistas, no son planificadores.

Hay muchos oportunistas que aprovechan la marea alta para su propio beneficio.

El actual burocratismo militarista aplicando la versión más epistémica, se improvisa sin parar, y si algo justamente está causando esta inflación atroz es por no saber planificar la economía, según expertos economistas de izquierda consultado no dogmáticos.

Cuando la inflación está sobre el 70%, finalizando  2014: “Le pisan más el acelerador, como diciendo, aquí que no pasará nada”. Ahora con la crisis de la baja de los precios del petróleo, quieren repetir el dakazo donde ganaron las elecciones municipales de 2013, con las elecciones de la AN siguientes en el 2015, y aquí seguimos entrampados.

Nuestro problema no es ideológico, el intervencionismo o estatismo, es un complejo cultural de la vieja izquierda ultrosa. Si aquí hubiera una economía planificada a los venezolanos nos iría mejor.

aporrea.org

Publicidad!