Publicidad!

El manager Peter Mackanin colocó al criollo como primero en la alineación el sábado, a lo que respondió con dos dobletes y una rayita impulsada

Quizás la pregunta le tocó una tecla sensible al jardinero central de los Filis, Odúbel Herrera.

Después de haber conectado un jonrón y un doble el sábado ante los Cerveceros en Miller Park, el pelotero venezolano respondió algunas preguntas sobre su reciente accionar ofensivo. Ha venido bateando la mayoría de las veces entre el quinto, sexto y séptimo puesto después del 20 de junio, tras haber comenzado la temporada bateando entre el primero y el tercero lugar de la alineación.

Pero luego de algunas interrogantes iniciales, al patrullero le preguntaron si esperaba que su trabajo con el madero en los últimos juegos lo sacase de la parte baja del lineup de Filadelfia.

“Sí, sí, eso es importante para mí”, dijo Herrera, que con su bambinazo del sábado hiló una cadena de tres juegos corridos dando al menos un cuadrangular, la primera vez en su carrera que consigue una seguidilla tan larga de jonrones.

¿Por qué?
“Porque pienso que ese es mi lugar”, continuó el pelotero de 25 años. “Ese es mi juego. Creo que en esa posición puedo ayudar al equipo a ganar”.

El manager de los Filis, Pete Mackanin, respaldó a Herrera el domingo al colocarlo de primer bate, y Herrera le respondió a su vez conectando dos dobles en cinco turnos con una carrera empujada en la victoria sobre los Cerveceros.

A pesar de que un terrible accionar en el mes de mayo hizo bajar su promedio de bateo a .218 y su OPS a .589, Herrera ha bateado .320 con 17 dobles, un triple, cinco jonrones, 19 empujadas y .887 de OPS. Su OPS desde el 1ro de junio es el mejor de todo el equipo.

Buen momento
En julio ha sido especialmente productivo, gracias a un average de .317 que complementa con tres cuadrangulares y tres dobletes.

Tras haber sido llamado al Juego de Estrellas la temporada pasada, una campaña que cerró con promedio de bateo de .286, promedio de embasado de .361, 15 jonrones y 25 bases robadas, esta vez el jardinero central nacido en Maracaibo, Venezuela, aprovechó el tiempo libre durante la pausa del clásico de mitad de temporada para despejar su mente.

“No pensé para nada en el béisbol”, dijo Herrera sobre que hizo durante la pausa del All-Star. “Al menos traté de no hacerlo. Incluso evité ver televisión. Sabía que tenía que tomarme esos días de vacaciones y nada más. Quería tomármelos para mí y olvidarme de todo lo que pasó durante la primera mitad”.

Una joya de los Filis

Los Filis vieron en Herrera a una de las piezas del futuro de la organización cuando le dieron un contrato por cinco temporadas y US$ 30.5 millones en diciembre pasado, que además incluye dos opciones que podría llevar el pacto a US$54.5 millones. Ayer se fue de 5-2 con un doble y una impulsada ante Milwaukee.

Logo de AFP
Agence France-Presse

Con información de la agencia de noticias AFP

Publicidad!