Publicidad!

El presidente de la Cámara de Comercio en Bolívar señaló que la mayoría de los locales que permanecen cerrados es por falta de inventario


Las tan anheladas ofertas en los productos durante el primer mes del año quedaron en veremos esta temporada en el bulevar 5 de Julio en Barcelona.

Compradores indicaron que pocos son los establecimientos que ofrecen rebajas y enfatizaron que la mayoría aún mantiene las puertas cerradas.

Rosa Rivas es una de las asiduas visitantes que acuden al centro de la capital anzoatiguense “a cazar” ofertas durante los primeros días del año.

Refirió que en épocas anteriores las tiendas levantaban las santamarías desde el 2 de enero con grandes rebajas en la mercancía que les había quedado del año anterior.

Sin embargo, apuntó que en este 2017 las cosas han sido diferentes.

“No acostumbro a comprarme ropa en las fechas decembrinas porque están muy costosas.

Trato de guardar un poquito para las rebajas de comienzos de año, pero he caminado todo el bulevar y no he conseguido ofertas”, explicó.

Esa misma situación la relató el ingeniero Rodrigo Yáñez.

El hombre profundizó en que a esta falta de precios bajos se le suma la cantidad de comercios que aún no han abierto sus puertas para recibir al público.

“Nada es como antes. Antes compraba alguito en enero, pero ya no lo puedo hacer porque lo poco que me queda ahorrado es para los gastos de la casa”, destacó.

Aunque algunos barceloneses señalaron que no han conseguido ofertas; otros en cambio admitieron que no han entrado a los establecimientos por falta de dinero.

La obrera Petra Figueroa comentó que el dinero que percibe lo gasta en el supermercado.

“No pierdo el tiempo entrando a tiendas porque eso es malgastar tiempo. Lo poco que tenía lo gasté en diciembre y ya solo tengo para comprar comida para mis hijos”, relató.

Sin inventario
El presidente de la Cámara de Comercio en Barcelona, Wael Raad, reveló que de 12 comercios que hay en una cuadra del bulevar 5 de Julio, solo están operativos entre cuatro y cinco tiendas.

La mayoría, a su juicio, están cerrados a la espera de nuevo inventario. “Otros no han abierto porque están de vacaciones colectivas hasta el 15 de enero y otra parte porque lamentablemente están buscando otras opciones de empleo para no continuar en el comercio”, prosiguió.

La autoridad insistió en que los comerciantes tendrán un 2017 de grandes expectativas y exhortó a todo el núcleo de vendedores a unirse para encontrar soluciones satisfactorias.

Recordó que el ramo que más se vio golpeado durante 2016 fue el textil debido a las bajas ventas registradas.

“No tenemos una economía estable y lo que la gente no ve es que detrás de cada local existe una carga familiar. A nosotros se nos hace difícil mantener a los trabajadores, pero también estamos conscientes que debemos cuidarles los trabajos”, añadió.

 

Patricia Aponte
[email protected]

Publicidad!