PutinLa principal organización rusa de defensa de derechos humanos, Memorial, modificó ayer sus estatutos y su estructura para adaptarse a la legislación y evitar, así, su disolución, tras las acciones entabladas por el gobierno.

“Hemos modificado nuestros estatutos para estar en conformidad con la legislación rusa”, anunció Oleg Orlov, uno de los responsables de Memorial citado por la agencia rusia TASS.

El ministerio ruso de Justicia tiene en el punto de mira desde 2013 a Memorial, al que acusa de albergar bajo el mismo paraguas a medio centenar de otros grupos de defensa de los derechos humanos.

Los nuevos estatutos transforman estos grupos en antenas regionales de una sola y misma asociación, Memorial, cuya sede está en Moscú, como prevé la legislación rusa. Según la ley, una ONG debe contar con una oficina central y varias filiales regionales con una estructura jerárquica vertical.

AFP