El secretario general de la Otan consideró este jueves “inaceptable” el intento de manipular unas elecciones desde el exterior, un día después de que el presidente electo estadounidense, Donald Trump, admitiera que Rusia fue responsable del pirateo informático a los demócratas durante la campaña.

“Cualquier intento de intervenir o influir en unas elecciones nacionales desde el extranjero es inaceptable. Esta es una de las razones por las que la Otan se ha centrado” en la “ciberdefensa”, aseguró Jens Stoltenberg en Bruselas, tras reunirse con el primer ministro neozelandés, Bill English.

El líder de la Alianza Atlántica reconoció que están “preocupados por los ciberataques” y dijo haber visto informes sobre “ciberataques contra varios aliados de la Otan”. “La ciberseguridad es una prioridad de nuestra agenda”, añadió.

La inteligencia estadounidense concluyó que Moscú interfirió en la elección presidencial pirateando los servidores de la campaña demócrata para ayudar a ganar al republicano Trump, quien admitió por primera vez que la responsable podría haber sido Rusia.

 

AFP