Familiares de los pacientes aseguran que el principal nosocomio no cuenta con ningún insumo o medicamentos


Los pasillos del Hospital Universitario Luis Razetti de Barcelona pasaron de ser un lugar donde los familiares esperan para tener información sobre el paciente a un lugar donde se comercializa cualquier tipo de rubros.

Medicinas, insumos médicos, chucherías y comida son algunas de las cosas que se expende de manera discreta en el recinto de salud. La información fue suministrada por los mismos pacientes y familiares y confirmada por el equipo del diario El Norte que visitó las instalaciones, aunque el equipo de fotografía no logró ingresar, debido al personal de seguridad.

“Acá tú puedes conseguir cualquier cosa que necesites y los vendedores te ahorran el viaje a las farmacias a buscar algún medicamento. Claro todo es con sobreprecio y terminas gastando una fortuna”, señaló Oswaldo Rosas, quien tiene a su hijo hospitalizado desde hace tres meses.

Manifestó que a pesar que el personal de seguridad tiene prohibido dejar entrar a vendedores, estos comerciantes pasan con la autorización de ellos.

“Acá solo revisan a los más pendejos porque los vendedores pasan con medicinas y algunas tienen el sello del Ministerio de Salud y que es prohibida su venta. La pregunta ahora es de dónde sacan ellos esos medicamentos”, puntualizó.

María Gómez denunció que en el principal nosocomio no hay insumos y todo lo tienen que comprar a los revendedores.

“Es comprar a sobreprecio o dejar morir a tu familiar. Ya la situación está insostenible”, puntualizó.

Inversión
El gobernador del estado Anzoátegui, Nelson Moreno, informó a finales del 2016 que este año se iban a invertir más de 7 mil millones de bolívares que iban a ser utilizados para mejorar las áreas de diversos centros de salud, así como para la compra de insumos médicos y comida.

“Invertiremos más de 600 millones de bolívares en la compra de medicinas e insumos médicos y reforzaremos la atención primaria con la reactivación de los 900 centros de salud integral”, enfatizó.

Sin embargo, durante este primer trimestre no se han observado mejoría, eso según cuentas los pacientes y sus familiares.

“Tenemos que comprar todo, hasta el alcohol y el algodón que se utiliza”, dijo Gómez.

Importados

La última vez que llegó un cargamento de 771 toneladas entre alimentos e insumos médicos al Puerto de Guanta, en el estado Anzoátegui fue el 21 de enero.

El buque CFS Palamedes, proveniente de Panamá, arribó con 35 contenedores con rubros como harina, leche, pasta y guantes quirúrgicos, entre otros artículos.

 

Kenlibeth Fernández
[email protected]