Publicidad!

La contratación del ariete Jesús González con el atigrado  le agregará la responsabilidad de cargar con el legado que dejó su hermano José Francisco en la historia de los tachirenses


Jesús “Patoncito” González llegó al Deportivo Táchira con la misión de enaltecer el palmarés que su hermano mayor dejó en una institución andina, que se ha nutrido del talento anzoatiguense en el fútbol profesional venezolano, desde 1983.

“Patoncito” buscará dejar un legado propio en el césped del polideportivo Pueblo Nuevo, homónimo al sector portocruzano del que surgió en 2008 para debutar con Anzoátegui. Un estadio y una afición que apoyó la trayectoria de su hermano José Francisco con el Aurinegro, en cinco etapas entre 1994 y 2011.

“Mi hermano siempre me brindó su apoyo desde el inicio, para mí sería un gran logro conseguir metas parecidas a las que él obtuvo con la institución”, expresó Jesús González, en un comunicado del club atigrado, en referencia a la carrera exitosa de “Patón” González.

Con 12 goles en la campaña 2016 con el sorpresivo Zulia FC, el delantero porteño llegó al cuadro tachirense con la meta de incrementar su nivel. “Es un gran reto, pero vengo con toda la ilusión y las ganas de hacer las cosas bien”, aseguró.

El goleador de la familia González al debutar en esta temporada se convertirá en el vigésimo talento nacido en el estado Anzoátegui, que juegue con Deportivo Táchira.

Jesús González, de 28 años de edad, reconoció la importancia para los anzoatiguenses del aurinegro al señalar que “llego a uno de los mejores del país y eso es suficiente”.

“Patoncito” González extenderá el legado atigrado que inició el defensor Gonzálo Landaeta en la temporada de 1983, cuando pasó del Atlético San Cristóbal a Táchira y fue parte del título de 1986, un club que además quedó subcampeón en las zafras de 1985 y 1986-87.

Cecilio Carvajal, lateral al igual que Landeta, fue el segundo anzoatiguense en integrar el plantel andino y el portocruzano jugó 358 partidos en 12 temporadas con Táchira. El defensor disputó un par de Libertadores y las ediciones de 1993, 1994 y 1997 de la Copa Conmebol.

Hebert Márquez fue el primer goleador anzoatiguense que vistió la aurinegra, tras dejar al Marítimo. En una temporada y media (1993-94 y Torneo Apertura 1994), el artillero anotó 13 tantos en 31 partidos.

José Francisco “Patón” González llegó con 22 años a San Cristóbal en la campaña 1994-95 y vivió una inestable historia con el aurinegro. Volvió en 1996-97 y luego en 1999 para quedarse hasta 2003, zafras en las que brilló en tres Libertadores, dos prelibertadores y dos Conmebol. El zaguero regresaría en 2007 (hasta 2009) y su quinto ciclo con los andinos se cerró en la campaña 2010-11.

Otros defensores como Gregorio Jiménez, Erixander García y Juvencio “Teto” Betancourt coincidieron en Táchira en 1997-98. En la zafra siguiente (1998-99), lo hicieron Gustavo “Lobo” Caraballo y Douglas Guerra, hermano de Dionny Guerra, quien lideró la ofensiva andina y compartió pareja de ataque con el barcelonés Wilfredo “Columba” Moreno en la temporada 1998-99.

Leo Morales fue portero titular de los tachirenses en la Libertadores de 2004, en la que jugaron Cuartos de Final. José Dávila, José Félix Gutiérrez, Jobanny “Flecha” Rivero, Geancarlos Martínez, José Yégüez y Charlis Ortiz fueron los más recientes, hasta que Diego Araguainamo jugó el Clausura 2016 con Táchira.

“Patoncito” González tratará de hacerse un lugar en la historia de la franquicia aurinegra, junto a Landaeta, Carvajal, Caraballo, Morales y su hermano “Patón” González.

Otros anzoatiguenses

Edwin Valeri y Juan Ramón López formaron parte del Deportivo Táchira en otras categorías. Mientras, que actualmente el tigrense José María Hernández jugó con la filial aurinegra en la Tercera División.

Eduardo Ceccato García
[email protected]

Publicidad!