Las costas del estado Anzoátegui fueron afectadas este jueves por el fenómeno conocido como “mar de fondo”, situación que a pesar de haber dejado afectados, no requirió el cierre de playas o la prohibición de zarpe de embarcaciones pequeñas.

Así lo informó el director de Protección Civil (PC) en la entidad, general Ángel Muñoz, quien precisó que la crecida del agua marina perjudicó a 41 personas de nueve familias del sector Caño Salado de Barcelona.

“Esta situación es común entre los meses de noviembre y febrero, cuando la velocidad de los vientos aumenta y tiene una repercusión sobre el oleaje marino. Ninguna de las familias sufrió daños de consideración”, aclaró Muñoz.

El titular de PC en la región destacó que el mar de fondo también se vio “alimentado” por el paso de la onda tropical número 52 por el mar Caribe, la cual produjo olas de entre 0.5 y 1.20 metros en las cosas anzoatiguenses.

Muñoz añadió que 485 funcionarios del organismo están desplegados en todo el estado para atender cualquier eventualidad que se presente.

Asimismo, habló de 22 uniformados que forman parte de la llamada “División de Riesgo”, quienes mantienen un monitoreo exhaustivo de estos casos.

Comunidades

Habitantes de los sectores Maurica y Caño Salado de Barcelona negaron haberse visto afectados de manera “considerable” por el mar de fondo.

Angélica López, habitante de la calle única de Maurica, comentó que el nivel del agua sí subió, pero que no fue como otras veces.

“El año pasado el agua sí se metió en las casas y el viento voló los techos de muchas residencias”, rememoró López.

El ama de casa denunció que en esa oportunidad PC les prometió enseres como ayuda pero que nunca se los enviaron.

Paúl Rivas González
paul.rivas@elnorte.com.ve