Publicidad!

Aunque su cuidado es “sencillo” especialistas en la salud animal aseguran que va más allá de la pecera o alimentación. Los peces deben tener gran iluminación dentro de su acuario, así como una limpieza en su agua libre de cloro

Los peces son mascotas con las que por razones “muy” obvias no podrás compartir juegos como con un perro o garo, pero sí apreciar sus colores, formas y los movimientos que realizan dentro de su hábitat.

Aunque especialistas en la salud animal aseguran que no es tarea fácil tener peces en el hogar, pues no solo es alimentarlos o que estén en la pecera, debido a que requieren de cuidados más específicos que otros.

La veterinario Rosángel Pérez agregó que poseer estos animales en casa es una buena opción para quienes tienen poco espacio o desean crear responsabilidades en los niños.

“Los pececitos suelen aportar tranquilidad y compañía en la casa, son animales que transmiten buena vibra y ayudan a crear un ambiente armónico”, dijo.

La médico expresó que tener un pequeño acuario crea un confort inigualable en la habitación.

Cuidados esenciales
– Hábitat: la pecera o acuario es un elemento importante para la vida y desenvolvimiento de tu pez, por lo que debe tener el tamaño ideal.

La pecera redonda de cristal, a pesar de ser común, no es buena opción, pues puede ser un espacio limitado para ellos.

Especialistas en la salud animal indican que el número de peces que puedes tener en la pecera deber ser proporcional a los litros de agua que está contenga.

Limpieza: Es recomendable usar un filtro que purifique el agua y si es posible eliminar el cloro de la misma.

Otras de las sugerencias de los veterinarios es evitar agua directamente del gripo, pues estas contienen cloro, una sustancia perjudicial para los peces, aunque existen productos especiales que ayudan a purificar el agua.
En cuanto a la tempertura, esta debe ser la misma que tienen los peces antes de introducirlos en su nuevo hogar.

– Oxígeno: los peces necesitan de un alto contenido de oxígeno del agua, deben disponer de todo el que sea esencial.

En el acuario se debe instalar una bomba de aire que se asegure de oxigenar el agua.
Iluminación: estos animalitos del mar requieren de un ambiente bien alumbrado, pero la luz directa del sol no es recomendable, debido a esto la mejor opción es proporcionar una iluminación eléctrica, esta debe estar siempre encendida y dará un toque delicado.

Alimentación: es aquí donde se presentan diversas preguntas, pues muchas personas no saben cómo se debe alimentar a los peces.

Ante estas inquietudes sus dueños deben ser informados acerca de las necesidades nutritivas de ellos, pero todo dependerá de la especie, así sabrás la cantidad de comida que debes darle y cada cuánto tiempo.

También debes tomar en cuenta si tendrás más de un pez, algunas especies no son compatible para convivir en un mismo acuario.

Enfermedades
– Putrefacción de la aleta: es una de las más comunes en acuarios, aunque es mayormente tratable y prevenible.

Esta puede ser reconocida debido a que las aletas se vuelven blancas, opacas, y parecen estar inflamadas y hasta pueden llegar a sangrar.

– Desorden de vejiga natatoria: se ve comúnmente en Bettas, pero puede ocurrir en cualquier especie de peces. Las cosas que afectan a la vejiga contribuyen específicamente al desorden de la vejiga natatoria.

Tras presentarse este problema el pez puede comenzar a hundirse en el fondo o flotar al revés, además, parece tener un vientre hinchado y lucha con el equilibrio.

Los flukes: esta enfermedad consiste en diminutos parásitos que semejan gusanos, estos entran en la piel, branquias y otras partes del cuerpo del animalito.

Este es considerado como uno de los padecimientos más comunes en los peces.

Puedes notar que tus peces se rascan contra objetos en el tanque. También se pueden ver las capas de mucosidad sobre las branquias o el cuerpo, lesiones, y muy pequeñas manchas de sangre.

– Hidropesía: cuando el sistema inmunológico de un pez ha sido comprometido por el estrés, puede ser susceptible a la hidropesía.

Esta afección puede producirse debido a la poca calidad del agua, amoníaco o picos de nitrito. Así como por los cambios drásticos de temperatura del agua y la nutrición inadecuada.

Se puede reconocer por el cuerpo y abdomen inflamados, y lesiones en la piel.

Características

Los peces de agua fría suelen tener formas redondeadas, con un color naranja, blanco y negro, con aletas sencillas o dobles.

Sus movimientos en el acuario son tranquilos. Los cuidados para mantenerlos son básicos y gracias a ello pueden vivir bastantes años.

La vista será mejor según la especie. Para complementar este sentido se ayudan de dos orificios nasales y de las barbas que poseen alrededor de la boca.

Foto de E. Marval
Elizaira Marval

[email protected]
Esta periodista anzoatiguense de 23 años es licenciada en Comunicación Social egresada de la Universidad Santa María, núcleo Oriente. Tiene dos años ejerciendo la profesión.

Publicidad!