Publicidad!

El conflicto laboral iniciado desde la semana pasada en el sanatorio Luis Alberto Rojas en Cantaura “pica y se extiende”, de acuerdo con numerosos trabajadores de este recinto, quienes nuevamente exigieron soluciones a los supuestos casos de acoso y hostigamiento ejecutados por varios funcionarios de alto rango.

William Aray, delegado del Sindicato Sectorial Integral de Trabajadores de la Salud en Anzoátegui (Sestrasalud), manifestó que unos 300 obreros y 100 enfermeras se mantienen en asamblea permanente, a causa del tenso clima que se respira en las diversas dependencias del nosocomio chamariapero.

“Lamentablemente, tanto la directiva como los miembros de la comisión ministerial para el adecuado manejo de los insumos quirúrgicos, mantienen una actitud hostil y de persecución en contra de estas personas, quienes solo cumplen con sus funciones de manera honrada y apegadas a las leyes”.

Aray recalcó que la más reciente de estas acciones hostiles se vivió el pasado lunes, cuando un portero fue agredido verbalmente por el director José Bravo.

“Ya hemos interpuesto las respectivas denuncias ante Saludanz y la Gobernación de Anzoátegui, por lo que esperamos un pronunciamiento urgente sobre esta delicada situación que también afecta a médicos, pacientes y familiares por igual”.

Carlos Pirela
[email protected]

Redacción El Norte
Publicidad!