Pese a los recientes esfuerzos realizados para lograr su definitiva erradicación, en diversos sectores de Anaco aún pueden observarse grandes grupos de caracoles africanos deambulando por patios y jardines, lo que ha provocado una alarma generalizada entre numerosos habitantes de esta localidad.

El molusco, cuya baba irritante es portadora de patógenos nocivos, ha reaparecido en comunidades como Las Parcelas I, El Progreso, La Floresta, El Bicentenario o La Florida, lugares donde cientos de vecinos están tomando previsiones en aras de evitar su propagación hacia otras zonas populares.

“El pasado sábado varias personas descubrieron una colonia de estos animalitos moviéndose en la calle Monagas de Las Parcelas I, razón por la que decidimos depositarlos en un envase con agua y sal”, señaló Luis Borjas, morador de dicha barriada.

Más de 100

Mientras mostraba los cerca de 150 especímenes eliminados bajo ese procedimiento, Borjas resaltó que “en nuestro caso, hemos realizado reuniones con el consejo comunal para exigir la ejecución de un plan de control”.

Gloria Caraballo, jefa de Epidemiología del Distrito Sanitario, resaltó que “es necesario mantener la calma y evitar la manipulación de dichos moluscos. Estos deben ser colocados en una mezcla alcalina durante cuatro horas, para acabar con sus huevecillos”.

Carlos Pirela
[email protected]