Publicidad!

Perú intentaba reponerse este domingo de los estragos causados en sus costas por avalanchas de lodo y piedras así como por el desborde de ríos que, tras haber golpeado la capital, se ensañaban nuevamente con la zona norte, inundando ciudades y cortando carreteras.

El sábado, una turbia y potente riada -la quinta de los últimos días- llegó hasta el mismo centro de la ciudad de Trujillo, la tercera más importante del país, colmando sus calles y obligando a la ciudadanía a descalzarse y a abrazarse unos con otros para atravesar las calles sin ser arrastrados.

El último informe del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (CEO) del Ministerio de Defensa, reportó 75 muertos desde enero a la fecha producto de las inundaciones.

Se registran también 99.475 damnificados -es decir, que lo perdieron todo- y 626.928 afectados -que sufrieron daños menores-.

La ayuda humanitaria recabada por el gobierno y por particulares era enviada por avión y barco a las zonas afectadas, mientras que el agua potable escaseaba.

 

Redacción

Publicidad!