El documental “Pizarro”, ópera prima del colombiano Simón Hernández y presentado este miércoles en la sección oficial del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva (suroeste de España) es una cinta “premonitoria” de la firma de la paz en Colombia, en palabras de su director.
Así lo explicó a Efe Hernández, analizando una cinta que narra la historia de Carlos Pizarro Leongómez, abogado, político y guerrillero colombiano, máximo comandante del grupo guerrillero M-19, que tras dejar las armas y firmar la paz con el gobierno, fue asesinado el 26 de abril de 1990.
Cuando se inició el proceso para hacer la película no se atisbaba la posibilidad de un acuerdo entre el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionaras de Colombia (FARC).
“Las primeras imágenes que se tomaron fueron en Barcelona en 2010, y en ese momento no se hablaba de paz, y no fue hasta finales de 2012 cuando se comienza a hablar”, precisó el director, que entiende que es importante “perdonar pero no olvidar” y él tenía ganas de contar “una historia que estaba totalmente olvidada”.
Según detalló, “en los 90, en Colombia era la época del miedo, que todas las ideas revolucionarias que confrontaran al Estado eran eliminadas, y una década del miedo parece una ficción”.
Por eso, agregó, ha realizado una cinta que “tiene algo de tragedia griega, con unos elementos narrativos importantes, sobre algo que nunca se había contado, era algo olvidado y muy enterrado”.
Simón Hernández había hecho algunos acercamientos a la historia del M-19, pero cuando vivía en Barcelona encontró a la hija de Pizarro, María José, “que tenía un par de DVDs con imágenes de su padre, y decidimos contar su historia”.
Seis años después de iniciar el proyecto ha conseguido que se estrene. “Ahora es como el hijo de los dos, como si fuésemos pareja y este fuese nuestro hijo”, asegura el realizador.
La película se centra en la carga que supone la herencia familiar y comienza “cuando María José, en el exilio, se da cuenta de que no importa lo lejos que corra, no puede escapar del fantasma de su padre”.
“Veinte años después de su asesinato, ella retorna para entender las causas que llevaron a su asesinato y descubrir un capítulo olvidado de la historia del país silenciado por la violencia y el miedo”, señaló Hernández.
Con guion de Simón Hernández y Gustavi Vasco, es la primera experiencia en la dirección de este productor y montador con amplia experiencia en documentales.
EFE