Una mujer denunció que fue golpeada por un funcionario policial. Anny Misel
Una mujer denunció que fue golpeada por un funcionario policial. Anny Misel

En horas de la mañana de ayer, un grupo de comerciantes informales del bulevar 5 de Julio de Barcelona, protagonizó un desacuerdo junto a funcionarios de la Policía del municipio Simón Bolívar.

Según denunciaron los vendedores, los uniformados llegaron haciendo un operativo del cual no habían sido notificados.

Al parecer, se trataba de un operativo de ordenanza en el que se verificaba que los tarantines de los buhoneros no excedieran los límites de espacio asentados en un trato previo con la alcaldía.

“El problema no es que nos quiten espacio, sino que nos agreden cada vez que quieren”, denunció la vendedora Desiré Salmerón, quien denunció que una de sus compañeras recibió un golpe en la cara por parte de un funcionario policial.

Otra de las vendedoras, Migdalia Meneses comentó que tras el inconveniente, la policía intentó llevarse detenido a uno de los comerciantes informales, por lo que terminaron en medio de una golpiza.

Malentendido

Por su parte, el comisionado del alcalde, Simón Rodríguez, quien hizo acto de presencia en el lugar, aseguró que todo se trató de un malentendido. “Los funcionarios no golpearon a nadie, solo intentaron mantener el orden público”, dijo.

Resaltó que tras el inconveniente se levantó un acta en Polibolívar con que se llegó a un acuerdo.

Aseguró que los informales aseguraron que respetarán el paso peatonal entre sus puestos y las entradas de los negocios de la zona, además de no exceder los límites de la acera.

En el trato final acordaron que a partir de esta semana no habrá miércoles de parada, por lo que podrán trabajar todo el mes.

Emely Arenas C.
[email protected]