Publicidad!

254 saqueos durante los primeros cinco meses de 2016. Solo durante mayo, el Observatorio Venezolano de la Conflictividad Social (OVCS) contabilizó 52 de estos actos delictivos y 36 intentos.

No es la primera vez que Venezuela atraviesa por desequilibrios sociales que terminan en saqueos. Hace 206 años, el país estaba en guerra. Comenzaron estos actos violentos con motivos independentistas y de restructuración de gobierno.

Hoy la nación es libre, pero presa de lo que especialistas califican de “malas políticas” económicas y sociales.

Según el historiador Maxiliam Kopp, esta cantidad de robos de alimentos marca un hecho sin precedentes. Aunque rechaza la versión de que en años anteriores las personas debían alimentarse con perrarina por una supuesta hambruna, lo contrapone recordando que hoy día este producto está escaso y de conseguirse su valor es superior al salario mínimo.

Esta sería solo una referencia de que los controles, la merma en la producción y el aumento de la inflación proyectarían, de acuerdo a su teoría, una verdadera hambruna colectiva que comienza a manifestarse con estos actos violento y espontáneos.

Aunque no se puede precisar con exactitud la cantidad de robos colectivos, el diputado a la Asamblea Nacional por Anzoátegui, Omar González,  afirmó anteriormente que la cifra sería superior a la del OVCS, pues solo en el estado habría contabilizado 500 saqueos en lo que va de año

Según refirió, esta actividad delictiva sería perpetrada sin distinción a las escalas comerciales, desde camiones hasta comercios grandes, por la necesidad de hallar alimentos.

Aunque desde la vocería del vicepresidente Aristóbulo Istúriz el Ejecutivo admitió que durante Semana Santa habían ocurrido 21 saqueos, hasta ahora el gobierno se mantiene silente en relación con la rapidez y alcance de esta hélice delictiva.

Hasta ahora no existen números oficiales, ni nacional ni regionalmente. Solo registros aficionados transmitidos por redes sociales y algunas notas periodísticas que no alcanzan a respaldar todos los números.

En el caso oriental, autoridades estadales niegan que haya ocurrido el primer robo masivo de alimentos.

Estado podría aprovecharse de contexto hostil

Roberto briceño león. Presidente del OVV
Roberto briceño león. Presidente del OVV

Instaurar un régimen aún más militarista y suspender procesos democráticos podrían ser consecuencias de los disturbios por saqueos que beneficiarían al gobierno de turno. Es una teoría que no descarga el presidente del Observatorio Venezolano de la Violencia, Roberto Briceño.

Para el también sociólogo, el silencio del Estado frente al contexto violento puede ser utilizado como herramienta contra la empresa privada, la oposición y los enemigos políticos.

Según sus estimaciones, esta nueva oleada de robos colectivos  comenzó a finales del año pasado y evidencian una respuesta de los ciudadanos ante al quiebre institucional.

Los estudios de la organización han arrojado que la sociedad tiene arraigados los valores morales. Sin embargo, explica que estos no tienen funcionalidad porque la organización política que gobierna no respeta el trabajo, la honestidad y el orden. Por el contrario, se instaura la escasez y violencia.

Recuerda que antes quienes estaban mal nutridos eran desempleados, hoy la mayoría son trabajadores.

Fedecámaras pide a autoridades asumir crisis

Héctor Luna. Presidente de Fedecámaras
Héctor Luna. Presidente de Fedecámaras

Para el presidente regional de la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción de Venezuela (Fedecámaras), Héctor Luna, los saqueos son producto de una crisis generalizada que el gobierno debe admitir y corregir.

Explica que los conductores de camiones distribuidores de alimentos son a quienes más atacan las persona enardecidas, por lo estos se han negado a transitar ciertas rutas.

Entre ellas estarían los sectores aledaños a la Universidad de Oriente, algunos tramos de la carretera Clarines – Píritu y en la zona sur desde la Viuda hasta el segundo puente hacia el Orinoco.

Aunque no pudo precisar qué cantidad de empresas han sido afectadas, asegura que los comerciantes no tienen miedo de producir, sino de los discursos del gobierno y sus políticas izquierdistas.

Luna comenta que a través de estos se podría propiciar  que la población vea a los inversionistas como enemigos y entonces ocurran ataques violentos de esta índole.

Político cree que se evidencian estado de sobrevivencia

Edgar zambrano. Diputado a la AN
Edgar zambrano. Diputado a la AN

Estado de sobrevivencia y necesidad. Aunque el presidente de la comisión de seguridad de la Asamblea Nacional, Edgar Zambrano, no justifica el saqueo penado con cinco años de cárcel, hace énfasis en que el hambre ha impulsado a estas personas a tomar acciones que “no son las más saludables”.

Estima que de seguir el contexto hostil, no habrá fuerza pública que valga para controlar el caos.

Aunque el diputado coincide en que el fracaso de la economía y seguridad motivan ciertas conductas, explica que no se puede admitir que la intencionalidad del Estado sea el fracaso en la constitución del país.

Pero las cifras oficiales podrían contradecir esto. Al ministerio de la defensa se le asignaron 83,3 millardos de bolívares, mientras que al de alimentación 21,4 millardos de bolívares.

Sobre esto, Zambrano cuestiona que se pretenda proteger la ideología en lugar de privilegiar al aparto productivo. Para él es necesario una redirección del gasto público para evitar una crisis social aguda.

En mesa de gobierno se habla poco de saqueo

Alexander Urbina. Dir. Seguridad Ciudadana
Alexander Urbina. Dir. Seguridad Ciudadana

En  Anzoátegui, los saqueos no representan la prioridad. El director de Seguridad Ciudadana, Alexander Urbina, aseguró que en ninguno de los 21 municipios se han generado este tipo de robos violentos por lo que es un tema del que hablan poco en las reuniones de gobierno cada lunes.

Urbina desestimó que sean ciertas las estadísticas que ofrece el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social y las del diputado González.

Explica que, en lo que va de año, solo han recibido denuncias de cinco intentos de robos masivos. Exige al parlamentario que especifique en cuáles comercios fueron cometidos los actos vandálicos.

Sobre el asalto a camiones que transitan por la Universidad de Oriente, el director reveló que no son tomados en cuenta para estadísticas por tener la calificación de “rutinarios”.

Las razones que privilegian al estado, según comenta, es que los cuerpos de seguridad habrían estado desplegados en los supermercados privados y públicos.

Katherine Carrizales/ECS
[email protected]

Publicidad!