Tras una reunión que se prolongó por 2 horas con el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, el Primer Mandatario Nacional salió al paso a las declaraciones que durante el mediodía de este martes se suscitó entre los líderes de la Mesa de la Unidad, en la que afirmaban que la Comisión Presidencial para el diálogo, se retiraba de las conversaciones con la oposición.

Aseguró que se mantiene en “contacto permanente” con los delegados enviados por su despacho, con los que revisa el proceso de diálogo desde que empezara formalmente el pasado 30 de octubre. Insistió en que se han hecho “grandes esfuerzos” para propiciar los encuentros y reconoció que “dificultades siempre va a haber”. Afirmó que analizaron “avances y retos”, por lo que ratificó que espera que se cumpla “al pie de la letra” con el espíritu del acuerdo que ambas partes firmaron.

Recordó que la Asamblea Nacional debe acatar las decisiones y sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, que a su juicio “ayuda mucho a la paz en Venezuela” y permite  un correcto funcionamiento constitucional del país.

“He insistido en la necesidad de cumplir cada párrafo. El espíritu de cada párrafo que se firmó, de gran profundidad, que tiene que ver con la coexistencia y el respeto. Que se le salga al paso a la tentación furtiva e inútil de envenenar de odio a la sociedad (…) Las grandes mayorías quieren coexistencia, tolerancia y respeto”, aseveró.

Aseguró que le transmitió “ampliamente” al expresidente Rodríguez Zapatero “las preocupaciones y alertas” en torno al tema del diálogo, así como algunas actitudes y conductas que “rompen con las reglas del juego”. Exhortó a los voceros oficiales de la Mesa de la Unidad  a cumplir con lo acordado. “Cuando nosotros adoptamos documentos, debe saber la comunidad internacional, que cuando adoptamos compromisos no lo hacemos de manera ligera. Cumplimos la palabra convenida y firmada”.

Culminó diciendo que “La mesa de diálogo sigue avanzando. Se acerca diciembre y creo que se irá consolidando e iremos consolidándola en los meses suscesivos “por encima de las bajezas y vilezas”.

Por su parte, el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ratificó la voluntad del grupo de exmandatarios con el proceso de diálogo en el país y consideró el mismo como “el gran futuro de Venezuela” y la “garantía de la paz”.

Señaló que la comunidad internacional está deseosa de ver resultados positivos, por lo que reiteró que seguirán trabajando en dos objetivos fundamentales: El cumplimiento de acuerdos “con la flexibilidad lógica de los casos” y que cesen los insultos de ambas partes.

“Cada vez que nos dirigimos a un adversario, estamos haciendo cultura democrática”, resaltó.

Rodríguez Zapatero es parte de grupo de acompañantes del proceso de diálogo convocado por el Gobierno Bolivariano, en la que también fungen como acompañantes internacionales el monseñor Claudio María Celli, enviado especial del Papa Francisco; el secretario general de la Unión Suramericana de Naciones (Unasur), Ernesto Samper, y los expresidentes Leonel Fernández (República Dominicana) y Martín Torrijos (Panamá).

La próxima plenaria del diálogo por la paz está pautada para el 6 de diciembre. Allí se evaluarán el desarrollo de las cuatro mesas técnicas en debate: 1.) Paz, Respeto al Estado de Derecho y a la Soberanía Nacional; 2.) Verdad, Justicia y Reparación de Víctimas; 3.) Económico-Social y Generación de Confianza y 4.) Cronograma Electoral.

Con información de El Estímulo/Redacción