La ex actriz Angélica Rivera declaró que los bienes que posee los ha adquirido sola, para desmentir los rumores y proteger al mandatario


La esposa del presidente venderá los derechos de compra. AFP
La esposa del presidente venderá los derechos de compra. AFP

La primera dama de México, Angélica Rivera, dijo el martes que la mansión por la que se cuestiona al presidente Enrique Peña Nieto fue adquirida con sus ganancias como actriz de novelas, pero que decidió venderla para frenar las críticas.

Quiero dejar “muy claro ante ustedes que no tengo nada que esconder, que he trabajado durante toda mi vida” para tener un patrimonio, dijo Angélica Rivera en un mensaje difundido en su sitio de internet.

La esposa del presidente aclaró la procedencia de esta propiedad luego de que la periodista Carmen Aristegui hiciera pública la existencia de la mansión.

Las obras de ampliación de la vivienda fueron relacionadas con el grupo chino que ganó una licitación para construir el primer tren bala del país. Contrato que se canceló por Peña Nieto unos días después del fallo.

La esposa del mandatario anunció que venderá los derechos derivados del contrato de compraventa de esta propiedad de grandes espacios, amplios ventanales y con un sistema de luces especial para crear ambientes.

Rivera, conocida en México por sus papeles protagónicos, dijo que ha trabajado desde los 15 años en Televisa, empresa que le entregó como pago una casa, ubicada en un lujoso barrio de la capital, en la que empezó a vivir en 2008. Precisó también que al finalizar el contrato, la empresa le pagó en 2010, 88 millones de pesos (6,4 millones de dólares) y en ese año declaró ingresos por 131 millones de pesos (9,6 millones de dólares).

Compra millonaria

La primera dama Angélica Rivera admitió que la ampliación de la casa, en dos terrenos contiguos adquiridos posteriormente por 54 millones de pesos (3,9 millones de dólares), fue realizada por Ingeniería Inmobiliaria del Centro, propiedad del Grupo Higa, al que hasta la fecha ha pagado el 30% del total.

AFP