Publicidad!

Entre las características principales de este trastorno se encuentran el enrojecimiento de la piel y la descamación. En algunas oportunidades suele producirse picor y dolor en la zona afectada

En ocasiones el sistema inmunológico no funciona como es debido y surgen ciertas patologías, este es el caso de la psoriasis.

La dermatólogo y alergólogo Karla Rodríguez, señaló que este trastorno es producido por una activación indebida de los linfocitos T –presentes en los glóbulos blancos-, los cuales están encargados de atacar y dar respuesta al cuerpo ante cierto grupo de enfermedades.

“Al activarse de manera indebida estos empiezan a generar una multiplicación y ampliación de los vasos sanguíneos, y es ahí cuando aparece en la piel el enrojecimiento y en los casos más graves, escamas en el área afectada”, explicó Rodríguez.

Aunque una de las características principales de este trastorno es la coloración de la piel y la descamación, en algunas oportunidades suele producirse dolor en la zona comprometida.

La doctora destacó que a diferencia de una dermis normal en donde el recambio celular ocurre en un lapso de 30 días, en los afectados por la psoriasis esto sucede en tan solo 96 horas, dando origen a capas gruesas con presencia de ronchas.

Hidratación de la piel e higiene son vitales para evitar que las lesiones empeoren. Cortesía

Origen
El origen de esta enfermedad es desconocido hasta el momento, sin embargo la doctora recalcó que los últimos estudios realizados en el área determinaron que se debía a un factor genético heredable, pese a esto no se ha logrado determinar con exactitud qué la ocasiona o qué gen es el encargado de producirla.

Aclaró de igual manera que hasta ahora únicamente se sabe que el gen Psors1 tiene incidencia en la aparición del grado tipo 1 de esta enfermedad inflamatoria de la piel, el cual se identifica por causar lesiones en los codos, cuero cabelludo, rodillas y manos.
Indicó también que otros de los detonantes de este mal eran el estrés, malos hábitos alimenticios y la obesidad.

La alergólogo sugirió a las personas visitar a un médico ante cualquier cambio en la tonalidad de la piel, puesto que un diagnóstico temprano favorecerá considerablemente el desarrollo normal del paciente, lo que influye directamente en su calidad de vida, además de descartar que se trate de un cáncer de piel.

“Los pacientes con psoriasis en oportunidades no buscan ayuda médica porque creen que se trata de caspa aguda y suelen automedicarse con lo que en lugar de ayudar a mejorar su condición la empeoran, causando daños irreversibles en la epidermis”, concretó la dermatóloga.

Efectos
La especialista en salud de la piel indicó que los pacientes con esta enfermedad no solamente se ven afectados por el daño de la piel, sino también sufren problemas sociales y psicológicos.

“Cuando una persona es diagnosticada, su calidad de vida se ve desmejorada debido a que inician sus temores, en ciertas oportunidades las personas evitan tener contacto con otros individuos por temor al rechazo”, especificó Rodríguez.

La alergóloga indicó que otro de los factores adversos de este padecimiento es el hecho de que no se puede tomar el sol de manera prolongada, debido a que inicia la sudoración y es cuando aparece el picor que lleva a lastimar las heridas, con lo que se limita también la posibilidad de disfrutar de un día de playa o realizar actividad física.

No obstante, la dermatólogo aclaró que tomar 15 minutos los rayos del sol durante las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde era favorecedor, pero que después de ese tiempo resultaba perjudicial, y esto se debía hacer con el empleo de bloqueadores solares.

Tratamientos
Aunque la psoriasis no cuenta con una cura definitiva, sí existen tratamientos que le permiten a quienes la padecen mejorar su calidad de vida, tomando en cuenta que la higiene juega un papel importante dentro de estos procesos.

Según sea su intensidad esta puede tratarse en menor grado con champúes especiales, cremas y lociones hidratantes con factor de protección UV, el empleo de estas últimas es indispensable debido a que a mayor hidratación menor riesgo de que aparezcan las escamas.

En los casos donde la patología haya invadido en una escala considerable la dermis, la especialista recalcó que era necesaria la medicación con antibióticos y esteroides.

La fototerapia y oxigenoterapia son también favorables, estas pueden aplicarse en conjunto con algunas de las opciones anteriores para brindar resultados más rápidos y efectivos.

Intensidad

Dependiendo del grado en que se encuentre la afección puede afectar determinadas zonas del cuerpo. Leve: ocupa menos del 2% de la piel y se presenta en los codos, cuero cabelludo, rodillas y manos. Moderada: el individuo presenta en esta etapa lesiones en brazos, tronco, piernas y cuero cabelludo. Grave: en esta fase se expande en gran parte del cuerpo y se pueden ver afectadas las áreas genitales.

Jakelín Cotorett
[email protected]

Publicidad!