Lo primero que hizo el receptor Ramón Cabrera cuando se incorporó a Leones del Caracas fue conversar con los lanzadores del equipo felino. El pitcheo capitalino es una de las razones por las cuales marchan en la última posición de la temporada 2016-2017 del béisbol profesional venezolano, con efectividad colectiva de 5.60.

El pitcheo de Águilas del Zulia, líder del circuito, es el más efectivo, con registro de 3.33 y es también el mejor el salvados con 13.

Cabrera, que este año tuvo su segunda campaña de experiencia en Grandes Ligas, tiene claras las razones por las cuales los felinos han tenido tan mala racha.

“Apenas llegué comencé a conversar con Franklin Morales, José Ascanio y varios más. Ya nos conocemos y la idea es estrechar un poco más la relación para que esa comunicación nos ayude a mejorar en el juego”.

– Es difícil entender cómo un line up que tiene a Jesús Guzmán, Jesús Aguilar, Félix Pérez, Gregorio Petit y Henry Rodríguez, marche tan mal.

– Ha sido un poco de todo. Creo que ha habido falta de mentalidad en algunos momentos, en otros ha fallado el pitcheo, en otros hemos cometido errores defensivos. Pero este grupo está maduro, sabe lo que tiene que hacer y lo que observo es mucho compromiso en todos para revertir la situación, para salir del momento y enrumbarnos hacia el lugar que debe tener Leones. Mejorar la defensa y estar concentrado nos hará retomar el camino y en eso estamos trabajando.

Mejoría global

El receptor criollo vio acción en 61 encuentros en el equipo grande de Rojos de Cincinnati esta zafra, en la que dejó registros de .246 con tres cuadrangulares y 23 carreras empujadas.

La clave para una pasantía tan larga, según Cabrera, fue aprovechar la oportunidad que le dieron en el spring training, tras llegar en muy buena forma.

“Quiero seguir mejorando en todo, pero especialmente en el manejo de los lanzadores”, remató.

León Aguilar
[email protected]