Luego de sortear lo que consideró como un franco sabotaje por parte de las autoridades locales, el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, destacó que “pese a la utilización de la Guardia Nacional y de la Policía, el alcalde de Anaco (Marcos Ramos) no pudo impedir que la Unidad transmitiera un mensaje de esperanza en el futuro para todo nuestro pueblo”.

Montado en la plataforma de un pequeño camión y ante cerca de cinco mil personas congregadas entre las calles Sucre y Arismendi de la localidad gasífera, Ramos Allup lamentó “la desafortunada coincidencia de tener el mismo apellido de este mandatario que se hace llamar revolucionario, pero que tiene a sus hijos estudiando en colegios privados pagados en dólares y usa a los entes de seguridad para el cuido de sus propios negocios”.

“Este vagabundo creyó que desmontando la tarima podría echar por tierra esta concentración popular. Sin embargo, acá estamos para apoyar a un pueblo que pide a gritos ejecutar el revocatorio como mecanismo para salir de este nefasto gobierno”.

El máximo directivo de la AN señaló que “hace pocos días, el vagabundo de Miraflores tuvo la desfachatez de aseverar que las elecciones regionales no son prioritarias, pues los recursos disponibles se requieren para la compra de comida y medicinas. Lamentablemente, esos bienes seguirán desaparecidos hasta tanto no se lleven a cabo comicios donde se renueven mandatos cuyo objetivo es seguir saqueando al erario público”.

Recordó que el “12 de octubre se realizará la Gran Toma de Venezuela, como ejercicio de preparación logística para la recolección del 20% de las firmas en los escasos centros avalados por el CNE, por lo que estamos preparados para movilizar a los electores y obtener al menos ocho millones de rúbricas, a fin de llevar a cabo el RR este mismo año”.

Acompañamiento
Rodeado de los diputados Carlos Andrés Michelangeli y Chaim Bucarán, así como de diversos dirigentes regionales de la MUD, Ramos Allup enfatizó de nuevo que “se prepara el asesinato judicial del RR desde la cloaca en la cual se ha convertido el TSJ, cuyos miembros sesionarán el próximo martes para tratar de eliminar el fuero parlamentario y de esta forma acusarnos de traición por denunciar hechos dolosos”.

Carlos Pirela
carlos.pirela@elnorte.com.ve