Según representantes de Idenna, la situación ha mejorado en 40% el último año


En zozobra transcurre la jornada de los maestros, por las agresiones que se generan en las aulas de clases entre estudiantes, y que algunas trasgreden el papel del docente.

Según Rodríguez, la mayoría de las agresiones se dan en el alumnado de media diversificada. Alejandra Upamo

Así lo denunció el presidente regional del Sindicato Venezolano de Maestros (Sinvema), Pedro Luis Rodríguez, quien señaló que entre tres y cinco vulneraciones se cometen por semana en un solo salón.

Según Rodríguez, estos ataques van desde las agresiones verbales, hasta el robo y amenazas de arremetidas contra el círculo familiar cercano al compañero agredido si se atreve a denunciar el maltrato.

“Dentro de las escuelas se cometen muchos más delitos que fuera de ellas. Se registran robos de calculadoras, cuadernos, morrales, zapatos y hasta destruyen los trabajos de los alumnos responsables que cumplen con las asignaciones para hacerlos reprobar las materias”, comentó.

Destacó que la mayoría de las veces, los maestros que intentan mediar en los conflictos escolares terminan siendo agredidos.

Apuntó que aunque el 75% de estos actos proviene de educación media, el sistema de educación primaria no escapa de esa realidad.

Explicó que aunque las agresiones entre menores de cinco a doce años, suelen ser de menor gravedad, sientan las bases en cuanto cómo debe comportarse en lo que queda de su vida escolar si no se toman los correctivos necesarios.

 

Lamentó que los planteles no cuenten con personal calificado para atender estas fallas. Se refirió a los psicopedagogos que deben cumplir el rol de orientadores en las aulas para ayudar a mejorar la conducta de los agresores.

Apuntó que por cada plantel debería existir un orientador, es decir, al menos 1.318 distribuidos en igual número de planteles en la entidad, aunque recomendó que en los de educación diversificada, se tengan entre dos y tres porque es la población más vulnerable.

La secretaria de Bienestar Social de Sinvema, Maira Marín, lamentó que se esté incrementando cada vez más los acometimientos entre estudiantes, pues advierte que estos actos podrían desencadenar en hechos mucho más violentos como el de la muerte de una liceísta a causa de una golpiza propinada por sus compañeras en la parroquia Caricuao en Distrito Capital en febrero pasado.

Según Marín, este asesinato dejó escapar la realidad que se vive en todos los planteles, tanto del sector público como del privado. Dijo que el maltrato lleva años gestándose pero que los docentes han terminado siendo cómplices de las agresiones porque en ocasiones, cuando se le llama la atención a los estudiantes, los victimarios terminan siendo las víctimas ante las autoridades.

“A los muchachos se les ha enseñado de derechos pero no de deberes, y eso ha sido tras la aplicación de la Ley Orgánica de Protección a los niños y adolescentes (Loppna), que aunque establece también principios, la juventud ha querido interpretarla a su manera”, dijo Marín.

Crisis de valores

La secretaria de Bienestar Social del sindicato refirió que lo que se viene evidenciando en el sistema educativo es el resultado de la alteración y pérdida de valores, que a la vez viene dada por la crisis socioecómica que se vive en los hogares y que se transfiere a las aulas.

Mencionó que el mal humor, el estrés que expresan los padres en las casas, son reflejados por los menores en los planteles, manifestándolo con maltrato hacia los demás.

La ONG venezolana Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) presentó el pasado martes su informe anual Somos noticia 2016 en el que señalan que los casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes se incrementaron en el país en un 52% por ciento durante 2016 con respecto al año anterior.

Rodríguez mencionó que cuando no hay control en las aulas, la violencian sale a las calles. Refirió que en la zona norte, estudiantes de al menos cinco planteles han incurrido en saqueos y que la población de cerca de 25 liceos, comete agresiones también contra los vendedores cercanos a los recintos.

La directora regional del Instituto Nacional de Derechos de Niños y Adolescentes (Idenna), Carmen Rodríguez, aseguró que tras el abordaje de los planteles en Sotillo, que era donde se evidenciaba mayor violencia, los níveles de agresiones en toda la región han disminuido en 40%.

Comentó que son pocas las denuncias puntales de agresiones, por lo cual no se le hace el mejor combate al problema.

Destacado

La presidenta de Idenna, Carmen Rodríguez, mencionó que desde hace más de un año vienen prestando apoyo en los planteles con la campaña del buen trato en las escuelas, a través de la cual, con charlas y en conjunto con la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), buscan captar a los estudiantes que puedan estar incurriendo en algún tipo de delitos.

Señaló que aunque las charlas se hacen mensuales, si contaran con mayor apoyo se hiciera cada semana.

Gremio de docentes insta a retomar el rol de los orientadores. Alejandra Upamo

Yosemarys González
[email protected]