María Belisario
María Belisario

Circular sin ningún tipo de sobresaltos por la carretera nacional que lleva desde el municipio Anaco hasta Cantaura, se ha convertido en la ilusión de los numerosos conductores que a diario transitan por esta pista, quienes para llegar a sus destinos deben sortear grandes baches y una falla de borde.

Los usuarios, entre ellos trabajadores residenciados en ambas localidades y transportistas de carga pesada, alegan que el escaso mantenimiento recibido en los últimos cuatro años ha ocasionado la proliferación de grietas, socavaciones y desprendimientos del material asfáltico en al menos 70% de los casi 30 kilómetros de recorrido, razón por la cual algunos suelen extremar las medidas de prevención al momento de transitar por esta pista.

“Uno de los tramos más dañados de toda la zona centro es éste, debido a los enormes huecos que pueden conseguirse a lo largo del camino, situación a la que se suma la escasa señalización, la densa maleza y el socavamiento de una alcantarilla ubicada a unos 200 metros del distribuidor de Buena Vista que podría ceder de un momento a otro, lo que dejaría incomunicados por tiempo indefinido a los principales municipios de la subregión”, resaltó el chofer Esnel Hernández mientras efectuaba una parada en los restaurantes ubicados en el Km 90.

“Tales irregularidades afectan el tráfico automotor, ya que mientras unos esquivan los cráteres, la mayoría prefiere reducir la velocidad a fin de evitar un maltrato innecesario del vehículo, aún a costa de sufrir atrasos en los itinerarios de viaje”, expresó.

Por su parte, el chofer Orlando Plaza reiteró que “las únicas mejoras efectuadas en este eje carretero se llevaron a cabo hace dos años, cuando la Gobernación del estado debió reemplazar un sistema de alcantarillado en el sector Dos Lagunas”.

Alberto José Borjas
redaccion@elnorte.com.ve