Este sábado, autoridades rindieron honor post mortem al embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Bernardo Álvarez, en el salón Simón Bolívar de la Cancillería.

Asimismo, en el lugar se encuentran la ministra de Relaciones Exteriores, Delcy Rodíguez, y el vicepresidente Ejecutivo de Venezuela, Aristóbulo Istúriz, así como los familiares del diplomático.

La canciller venezolana precisó que “es un momento muy duro estar aquí y despedir” al diplomático.

Por su parte, el vicepresidente Ejecutivo comentó que Bernardo Álvarez “siempre luchó por la igualdad, la justicia social, por la construcción del socialismo. Siempre defendiendo las causas nobles”.

Hasta este lunes 28 de noviembre estará el féretro del diplomático en capilla ardiente y los venezolanos podrán rendirle honores durante todo el fin de semana.