Rusia desplegó un sistema de defensa, el cual, asegura, que no significa una amenaza para nadie


Rusia desplegó sistemas de defensa antiaérea S-300 en Tartús, ciudad costera del noroeste de Siria donde ya posee instalaciones portuarias militares, anunció este martes el Ministerio de Defensa ruso.

“Efectivamente, sistemas de defensa antiaérea S-300 fueron desplegados en la República Árabe de Siria”, declaró en un comunicado el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov.

Estos sistemas completan el dispositivo de defensa desplegado en la base aérea de Hmeimim, en la provincia de Latakia, en noviembre de 2015 con los S-400 de última generación.

Rusia garantiza con estos dos sistemas una defensa aérea de sus dos enclaves en Siria, el puerto de Tartús y la base aérea de Hmeimim, donde la aviación rusa dispone de decenas de bombarderos, otros aviones de ataque y helicópteros.

“Este sistema fue pensado para garantizar la seguridad de la base naval de Tartús”, precisó Konashenkov. “Recordamos que el S-300 es un sistema solo defensivo y que no es una amenaza para nadie”, añadió.

Este anuncio tiene lugar al día siguiente de la decisión de Washington de suspender sus conversaciones con Moscú sobre un alto el fuego en Siria.

No abandonarán Siria

El secretario de Estado estadounidense, John F. Kerry, afirmó ayer que su país “no abandonará” el proceso de paz en Siria a pesar de la ruptura de conversaciones con Rusia tras los ataques a hospitales en el este de Aleppo.

AFP
[email protected]