El secretario general de la OEA, Luis Almagro, recibió el lunes al dirigente opositor venezolano Lester Toledo, a quien las autoridades de su país acusan de desestabilizar el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Tras la reunión de una hora que sostuvo con Almagro, Toledo dijo a periodistas que era inocente y calificó la acusación en su contra como un ajuste de cuentas por haber denunciado actos de corrupción.

El dirigente opositor también refirió a sí mismo como un perseguido político. “Me persiguen por denunciar corrupción, por trabajar al lado del verdadero líder de Venezuela, Leopoldo López, y por promover el cambio a través de referendo revocatorio”, indicó.

Por su parte, Almagro publicó en Twitter una foto de su encuentro con Toledo, junto a la que escribió “Recibi @LesterToledo quien alertó q diálogo #Vzla debe devolver dchos electorales al pueblo y llegar al fondo en casos d corrupción en Zulia”.

The Associated Press solicitó un comentario a la misión venezolana ante la OEA, sin obtenerlo de inmediato.

Toledo dijo que su visita a la OEA marca el comienzo de una gira que realizará durante los próximos meses para realizar un planteamiento ante la comunidad internacional: el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana es sólo una distracción, ya que no aborda la celebración de un referendo para revocar a Maduro.

El referendo revocatorio fue suspendido a fines de octubre por decisión de las autoridades electorales y judiciales tras las denuncias presentadas por oficialistas sobre un supuesto fraude en una primera recolección de firmas a favor de la consulta. La suspensión del proceso crispó las tensiones políticas en el país.

Voluntad Popular, partido en el que milita Toledo, se ha abstenido de participar en el diálogo mediado por el Vaticano, alegando que su fundador, Leopoldo López, y otros dirigentes se encuentran encarcelados de manera fraudulenta.

Toledo, diputado de la Asamblea del estado Zulia aseguró haber salido del territorio venezolano hace cuatro días por vía marítima, pero se negó a especificar detalles. Aseguró que prevé asistir el martes a un evento en Miami y que está en negociaciones con la cancillería española para reunirse con algún funcionario en Madrid la próxima semana, cuando además visitará la sede de la ONU en Ginebra.

El opositor del gobierno de Maduro también relató que logró escaparse de su apartamento cuando 15 funcionarios de la policía política con armas largas y rostros cubiertos fueron a apresarlo. Dijo estar dispuesto a regresar a Venezuela durante el primer trimestre del año próximo, pese a la orden de captura que enfrenta.

El ministro de Relaciones Interiores, mayor general Néstor Reverol, dijo en agosto que Toledo tenía una orden de arresto en su contra por “los presuntos delitos de financiamiento para terrorismo y asociación para delinquir”.

Agencias