Un bote de aguas negras detectado desde hace más de dos años tiene desesperados a los habitantes del sector III de Oropeza Castillo en Puerto La Cruz.

La vecina María Bittar relató que los olores nauseabundos penetran en los hogares las 24 horas al día.

“Los malos olores, la contaminación y la proliferación de mosquitos son los males con los que debemos lidiar día tras día… no hay una respuesta oportuna para solventar la situación”, detalló Bittar.

Asimismo, agregó que han tenido que “nadar” entre las aguas putrefactas, ya que cada vez que la Hidrológica del Caribe envía la maquinaria disponible, al siguiente día se repite la situación.

Por su parte, Pedro Martínez, aseguró que la comunidad está sumida en el abandono y ni Hidrocaribe ni la alcaldía de Sotillo han venido a inspeccionar que pasa.

Al igual que Martínez, Jesús Marín precisó que el problema afecta a niños y personas mayores. “Estamos cansados de quejarnos, nos preocupa que ocurra una epidemia”, añadió.

A pesar de que Hidrocaribe asistió en varias ocasiones para intentar solventar la situación, el bote persiste. Hasta ahora los vecinos no han tenido respuesta alguna de lo que ocurre en el sector.

Noreykis Pino C
[email protected]