Publicidad!

Los indicadores del sector inmobiliario en la entidad son muy similares a lo que reflejan los del resto del país, ya que de un 20% de solicitud de compra de inmuebles, un 70% busca bienes secundarios de “oportunidad”.

Carolina Flores Sierra, presidenta de la Cámara Inmobiliaria de Nueva Esparta, destacó que las ventas “apuradas” es lo que marca el mercado en estos momentos y que la solicitud de compra tiene características específicas, es decir, que los potenciales compradores tienen la ilusión de conseguir la oferta de un inmueble de dos habitaciones, en una zona con todos los servicios, además de seguridad y en un rango de entre 50 y 100 millones de bolívares.

Destacó que está muy difícil alcanzar esos deseos y que incluso, eso ha reducido la oferta, puesto que quien está dispuesto a vender su inmueble no desea perder el esfuerzo de su vida.

“La tendencia es a no flexibilizar el precio que exige y esto tiene contraído el lado del vendedor”, acotó la especialista en bienes raíces.

Explicó que en términos de generalidad, es necesario analizar que el incremento del renglón de ventas secundaria, ha experimentado un ligero repunte, a consecuencia del alto costo de la vida, que trae la imposibilidad de solventar el pago del condominio.

A eso se suma la necesidad de reducir espacios porque los hijos se van o la intención completa de la familia de migrar, no obstante, la misma situación económica ha contraído la oferta, toda vez que el vendedor desea ir a la par de la inflación, lo que aleja al comprador de esa posibilidad.

Dexcy Guédez
[email protected]

Redacción El Norte
Publicidad!