Publicidad!

Representantes de la Cámara Inmobiliaria y de la Federación de Trabajadores de  Anzoátegui han coincidido en que la mayoría de las obras en la zona norte están paralizadas


 Una vivienda de 70 metros cuadrados oscila entre Bs 500 mil y 1 millón. Archivo
Una vivienda de 70 metros cuadrados oscila entre Bs 500 mil y 1 millón. Archivo

Construir una vivienda por cuenta propia en la actualidad, se ha vuelto una tarea cada vez más difícil para el venezolano de a pie. Factores como la escasez de materiales y la inflación, son los principales enemigos del constructor.

En el estado Anzoátegui, los ciudadanos no escapan de esta realidad. “Para comprar cemento hay que tener palanca o adquirirlo a precios altos”, aseguró Alí González, quien desde octubre del año pasado se ha dedicado a levantar su casa en la ciudad de Barcelona.

El joven emprendedor indicó que para acceder a todos los materiales como la cabilla, arena, bloques, y alambre, debe hacer un recorrido por diferentes establecimientos en la zona norte.

“Hasta ahora he gastado 150 mil bolívares solamente en materiales. Si en esa suma incluyo lo que debo pagar en mano de obra, porque seguramente es mucho más, tomando en cuenta que para soldar una estructura me cobraron 40 mil bolívares”, dijo Bello.

En seis meses el precio de un tubo estructural, que se utiliza como sustituto de las cabillas para las columnas, se incrementó de Bs 1.500 a 5.500, lo que representa un aumento del 366,66 %.

El viacrucis por los materiales
Carlos Cardoza
Carlos Cardoza

La experiencia de José Díaz, quien aspira levantar su casa él mismo, ha estado colmada de vaivenes para conseguir los insumos para hacer su casa.

“Para comprar cabillas hay que madrugar en la ferretería Preca, de la zona industrial, que es el único sitio donde se encuentran. Para colmo de males, solo te venden 10, una vez al mes”.

Díaz también reconoció que por la poca cantidad que le ofrecen se ha visto en la necesidad de recurrir a los revendedores, por lo que los costos se disparan “hasta las nubes”, porque piden hasta el triple del precio estipulado por la Superintendencia de Precios Justos (Sundde).

En el caso del cemento, el joven constructor explicó que es más organizado ya que se puede retirar un saco en 75 bolívares, con sólo pedir una cita a través del portal web de la cadena EPA.

Al igual que en Preca, únicamente se puede obtener una vez cada 30 días, y la opción  está abierta al público a partir de las 7:00 de la noche por espacio de una hora.

“Es recomendable reunir a un grupo familiar de nueve personas para llevarse una buena cantidad de sacos”, recomendó Díaz. En el caso del cemento se consigue, a través de revendedores, entre los 500 y 600 bolívares, lo que significa que se paga un sobreprecio por encima del 600%.

Contraste
Algunas obras de la GMVV en Anzoátegui están paralizadas. José Abreu
Algunas obras de la GMVV en Anzoátegui están paralizadas. José Abreu

Especialistas en el área del sector privado de la construcción, han afirmado que el Ejecutivo Nacional no ha podido cumplir con la meta proyectada hace cuatro años, que para entonces estaba planteada en 200 mil unidades al año.

El presidente de la Cámara Inmobiliaria del estado Anzoátegui, Oreste Rosin, aseguró que la Gran Misión Vivienda Venezuela (Gmvv) entregó 200 mil casas en 2013 y para 2014 un poco más de 100 mil. Menos de lo que estaba proyectado.

A pesar de ello, el directivo expresó que el sector privado no puede competir con los organismos públicos por la gran cantidad de restricciones que se han implementado y que uno de los contratiempos que ejerce mayor presión en el sector es que los bancos no están en capacidad de otorgar financiamientos.

“El sector privado no ha podido construir una gran cantidad de viviendas, debido a que los materiales han sido destinados, en su mayoría, para la Misión Vivienda”, dijo el empresario, quien añadió que en 2014, la empresa privada sólo pudo edificar 75 mil unidades habitacionales en el territorio nacional.

Rosin admitió que hay una paralización en la construcción de casas. Al mismo tiempo explica, que existe una gran diferencia entre las obras que ofrece la Gmvv con las que puede fabricar la industria privada.

“La intención es construir, pero bajo un tema de seguridad jurídica. Lo que no se quiere es que una obra que haya arrancado o esté a la mitad, sea invadida”, enfatizó el directivo

Para Rosin es muy difícil que las empresas que están al margen del gobierno, puedan erigir una vivienda de 70 metros cuadrados al precio que pretende establecer el sistema público, que en promedio es de 700 mil bolívares.

Sin embargo, el ministro Ricardo Molina dijo que el precio tope de una casa para el sector privado es de 1.8 millones, y que el costo estimado por la Gmvv oscila entre 500 mil y un millón de bolívares.

El máximo representante del organismo público encargado de la edificación de viviendas detalló que se han invertido en acero, dos millones y medio de toneladas  en estos últimos cuatro años.

Cuesta arriba
Escasez de materiales se agudiza en el estado Anzoátegui. Archivo
Escasez de materiales se agudiza en el estado Anzoátegui. Archivo

Aunque el Ejecutivo Nacional ha dicho, en reiteradas ocasiones, que se ha entregado medio millón de viviendas  en todo el territorio, a las personas que no están registradas en el sistema público se las hace cuesta arriba hacerse de una propiedad digna y las que sí pueden acceder deben esperar años para lograr sus objetivos.

El pasado 30 de abril el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, celebró el cuarto aniversario de la Gran Misión Vivienda Venezuela, en un acto llevado a cabo en Fuerte Tiuna, de Caracas, en el que se recordó que la idea inicial del fallecido mandatario Hugo Chávez, fundador del proyecto, era satisfacer las necesidades habitacionales de las personas de escasos recursos o aquellas que residían en sectores de alto riesgo y habían quedado damnificadas.

Números

Según información suministrada por el ministro para la Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, en cuatro años se han levantado 700 mil viviendas en todo el país.

“Hemos invertido por diversas vías de financiamiento alrededor de 73 millones  de dólares en la construcción de 700.000 viviendas”.

De igual manera resaltó, que en cuatro años se han usado 20 mil toneladas de cemento producidos en el país y una cantidad pequeña que se importa.

“Así que para la Misión Vivienda hemos invertido casi todo el cemento que se fabrica aquí, pues el promedio anual de producción de cemento en el país es algo más de cinco toneladas al año”, dijo Molina, en declaraciones ofrecidas al diario El Mundo Economía y Negocios.

Asimismo el ministro destacó que a finales del mes de abril se entregaron alrededor de 1.800 viviendas en seis entidades del país, entre los que se destacan Barinas con 684, Falcón con 500 y 179 en Anzoátegui. Mientras que en Zulia se otorgaron 178, 125 en Apure, 30 en Miranda y 15 en Portuguesa.

Sin embargo,  expertos en la materia, como los representes de la Cámara Inmobiliaria y los voceros de los grupos sindicales, creen que aún falta mucho para saldar la deuda pendiente en relación a las soluciones habitacionales.

Desempleo

El presidente del Sindicato Único de Trabajadores y Profesionales de la Construcción, Vialidad, Conexos y Similares de Anzoátegui (Suopicvcsea), José Hurtado, afirmó que existe un alto índice de desempleo en el estado a consecuencia del déficit en la fabricación de viviendas.

Hurtado subrayó que de los 5.400 ciudadanos afiliados a la Federación de trabajadores del estado Anzoátegui (Fetranzoátegui), solo 1.400 cuentan con un empleo, lo que representa un porcentaje de 74,7 % de desocupación.

El dirigente de Suopicvcsea recalcó que para el propio Gobierno Nacional, que tienen el control de las fábricas,  ha sido difícil conseguir los materiales para construcción.

El sindicalista aseguró que las obras en el estado Anzoátegui, en su mayoría, están paralizadas. Agregó que únicamente se está trabajando en la construcción del distribuidor de los Pájaros, Molorca y el nuevo Terminal Metropolitano, obras que están a cargo del gobierno.

Solución
Gremio de la construcción pide sentarse con el Gobierno. Archivo
Gremio de la construcción pide sentarse con el Gobierno. Archivo

El presidente de Suopicvcsea, José Hurtado, propone ideas para solventar el problema que según él, “tiene paralizado” el sector construcción en Anzoátegui.

“La problemática se normalizará cuando el Gobierno entienda realmente cómo está la situación del sector construcción. Deben sentarse con la dirigencia sindical para plantear los verdaderos problemas que existen”, puntualizó Hurtado.

El dirigente agregó que los salarios también han influido en la edificación de obras de gran envergadura. “Es primera vez en la historia que un trabajador de la construcción en Venezuela  va a ganar salario mínimo”, denunció el sindicalista.

Entretanto, el ministro Ricardo Molina reconoció que uno de los grandes retos de la Gran Misión Vivienda Venezuela es fortalecer la industrialización de la construcción con la creación y fortalecimiento de fábricas de materiales.

“Estamos generando todo un sistema de producción e industrialización. Para eso, contamos con países aliados como China, a fin de cubrir la demanda de los componentes y que, en un futuro no muy lejano,  los materiales los produzcamos en el país. Por ejemplo, ya estamos haciendo las bateas, los lavaderos, las puertas, las ventanas, tenemos fábricas de bloques, de paneles”.

Para Molina se deben concretar 2 millones 300 mil soluciones habitacionales más para completar la meta planteada hace cuatro años.

Edén Arturo Rivas
[email protected]

Publicidad!