El Cicpc levantó los cuerpos e inició las investigaciones, se maneja como móvil el crimen pasional


Hombre tenía la custodia de su hija y constantemente pedía a la mujer regresar. María Belisario
Hombre tenía la custodia de su hija y constantemente pedía a la mujer regresar. María Belisario

Un dantesco crimen pasional acabó con la tranquilidad de los habitantes del sector Los Jardines de Cantaura, lugar donde un sujeto acabó de múltiples cuchilladas con la vida de su ex pareja, para luego ahorcarse en el interior de la humilde vivienda que solían compartir hasta hace pocos meses atrás.

La primera de las víctimas fue identificada como Glusbelys Curbata, de 20 años de edad, con residencia en la capital del municipio Pedro María Freites; mientras que el homicida-suicida respondía al nombre de Gilberto Salazar (42), quien presuntamente cometió el macabro crimen en medio de un ataque de celos.

Según se pudo conocer por fuentes policiales, los cuerpos fueron localizados alrededor de las 7:00 am por la madre de la fallecida, quien observó en primer lugar el cadáver de su hija tendido el suelo en medio de un charco de sangre y posteriormente el del exconcubino colgando de una de las vigas.

Separados

De acuerdo con varios familiares, quienes por razones de seguridad prefirieron no identificarse, la pareja llevaba separada alrededor de un año, aunque mantenía continua comunicación, pues tenían una pequeña hija que procrearon durante su vida en común.

Aún alterado por esta pérdida, uno de los allegados destacó que “Glusbelys había salido de su casa el pasado martes en la noche con destino a un gimnasio, pero cuando no llegó a dormir todos nos preocupamos y comenzamos a buscarla en varios sitios, aunque sin suerte alguna”.

“Al ver que la muchacha no aparecía por ningún lado, su madre decidió ir hasta la residencia de Salazar, donde vio la puerta entreabierta y al pasar se encontró con esta terrible sorpresa”.

El informante destacó que “en varias oportunidades ese hombre le pidió a Glusbelys retomar la relación, pero ella se negó, debido a su violento carácter y a los continuos celos de él, quien por si fuera poco tenía bajo su cargo a la pequeña niña de ambos”.

Al sitio se apersonaron comisiones del Eje contra Homicidios del Cicpc, subdelegación Anaco, que iniciaron las investigaciones de rigor y trasladaron los cuerpos hasta la medicatura forense del Hospital Felipe Guevara Rojas de El Tigre, donde les practicaron la necropsia de ley.

En detalle

Tras un año de estar separados, Gilberto Salazar, de 42 años, decidió acabar con la vida de Glusbelys Curbata (20), con quien tenía una hija en común, para posteriormente ahorcarse en el interior de una humilde vivienda localizada en Cantaura. Los cuerpos fueron encontrados por la madre de la joven mujer.

Alberto José Borjas
[email protected]