Las movilizaciones se han multiplicado desde hace dos semanas por la  exoneración a un policía blanco por el asesinato de un hombre negro

Una vez más cientos de ciudadanos norteamericanos tomaron las calles de varias ciudades. Cortesía
Una vez más cientos de ciudadanos norteamericanos tomaron las calles de varias ciudades. Cortesía

Miles de personas marcharon el viernes por tercera noche consecutiva en distintas ciudades de Estados Unidos para protestar por la impunidad en varios casos de ciudadanos negros muertos por policías.

Las protestas más importantes tuvieron lugar en Nueva York, Miami, Chicago, Boston y San Francisco. Las movilizaciones son una muestra de la indignación, tras la decisión el miércoles de un jurado de Manhattan de no procesar a un policía blanco acusado de estrangular a Eric Garner, un hombre negro de 43 años, en un violento arresto el 17 de julio pasado.

Replicas

Las manifestaciones en Nueva York, bajo una lluvia constante, volvieron a convertir en un caos el tráfico aunque fueron menos masivas que las vividas el jueves.

Personas ingresaron en las tiendas de la Quinta Avenida para arrojarse al piso al grito de “¡No puedo respirar!”, las últimas palabras de Garner cuando el policía Daniel Pantaleo lo agarró por el cuello al detenerlo. En Washington, cientos de manifestantes se congregaron en el centro de la ciudad coreando: “¡Muéstrame qué es democracia!”, mientras la policía reforzaba la seguridad en torno a la Casa Blanca.

En Miami, por primera vez las manifestaciones contra la discriminación en el trato que brinda la policía a las minorías, se tradujeron en bloqueos que afectaron la circulación.

Las protestas contra el uso de fuerza policial contra la comunidad negra y otras minorias étnicas detonaron por la decisión a favor de un policía blanco en Misuri que mató a un joven negro en agosto. Se suman tres casos en Nueva York.

Jurado popular

En medio de la polémica por la impunidad policial, el fiscal de Brooklyn (sudeste), Ken Thompson, anunció que pedirá la formación de un jurado para analizar las evidencias de otro controvertido caso: la muerte del joven negro Akai Gurley, de 28 años, abatido por un oficial blanco cerca un edificio de ese barrio de Nueva York el 20 de noviembre.

AFP
[email protected]