Publicidad!

¿Y cómo podemos ayudar a despertar esa conciencia ambientalista?
El ejemplo individual es el primer paso. Y todo se remite en plantearnos ser mejores ciudadanos, mejores personas. Aprender a valorar, que aun en países como el nuestro, somos unos privilegiados, porque disponemos de agua potable


Imagina estar en casa, encender el televisor y mirar tu programación favorita durante horas, usar la lavadora para lavar dos cargas de ropa o calentar algo de comer en el microondas por dos minutos.

Estas actividades son parte de nuestra cotidianidad, y aunque no estemos del todo conscientes, de esta forma estamos causando un altísimo impacto negativo en nuestro planeta.

El ambientalista Alejandro Álvarez lo ve desde un modo más crítico, y asegura que todos somos parte del ambiente, por lo que cualquier acción que realicemos tendrá una repercusión en el ecosistema.

aceite_e-_el_agua_de_la_pastaMenciona aspectos como tomar agua, haciendo referencia a quienes realmente tienen un sentido del ahorro y de la preservación de este recurso, mientras que hay quienes pueden desperdiciarla sin sentir remordimiento.

Cita el exceso de consumo de algunas sociedades como uno de los principales agentes de destrucción por todos los desechos que se generan, además de la maquinaria que se pone en marcha para fabricar esos productos.

Como asesor de la Red de Organizaciones Ambientales de Venezuela (Red ARA) Álvarez insiste en que las personas necesitan recibir educación en relación el tema ambiental pues muchas cosas se toman a la ligera.

“Y no se trata solo de que los niños lo aprendan, pues nuestros políticos y empresarios necesitan ponerle más interés a este problema que nos afecta a todos por igual en cualquier parte donde vivamos”, explica Álvarez.

Desde casa

El portal especializado www.oxfamintermon.org expone alguna de las actividades más comunes que realizamos en nuestro quehacer diario que eventualmente se transforman en acciones dañinas de nuestro entorno.

La publicación señala que cuando usamos un calentador de agua, por ejemplo, las personas dejan el grifo abierto para así ir midiendo la temperatura en la que se va tornando el vital líquido.

desenchufar-2Sugieren que mientras se haga esto, se aproveche el agua que va saliendo en cubos para luego ser reutilizada en otras tareas, como regar las plantas, e incluso llenar la lavadora cuando se vaya a necesitar.

También hablan del uso de bombillas incandescentes, que si bien son las más económicas del mercado, está comprobado que no solo gastan más energía sino que resultan ser más contaminantes si las desechamos.

Recomiendan reemplazarlas con luminarias de tecnología LED, las cuales ahorran electricidad, aportan una luz menos nociva para el ojo humano, y de igual manera son más amigables con el medio ambiente.

Educación

Chelo Nogueira, presidenta de la fundación La Tortuga, una organización proambiente con sede en Lechería, se fijó como propósito educar a los ciudadanos con respecto a temas de conservación y ecología.

Dice que su mayor satisfacción es inculcar un sentimiento de apego en las personas hacia la naturaleza, característica que considera ideal ya que estos individuos eventualmente se convertirán en agentes protectores de un entorno que cada día necesita más aliados.

Nogueira junto a un grupo multidisciplinario dicta talleres en la sede de esta institución, en los que además también reciben capacitación para ejecutar proyectos de emprendimiento con materiales reciclados.

Durante años han desarrollado el proyecto Ambientarrrrt, el cual se basa en una filosofía de “reducir, reusar y reciclar”, y en el que los participantes pueden hacer cosas asombrosas a partir de materiales considerados “basura”.

“No creemos en esa palabra, los llamamos desechos y son nuestros insumos para transformarlos en elementos increíbles como portavasos, jaboneras, zarcillos y otros instrumentos de uso cotidiano”, explica Nogueira.

cloroooEl amor por lo que hace prácticamente lo transpira, y añade que la periodicidad de estos cursos de inducción varía, por lo que insta a los interesados en recibir la capacitación a mantenerse informados a través del portal web www.fundacionlatortuga.org
Precisa que durante un año es posible que realicen hasta 12 de estos encuentros en los que cerca de pueden impactar a no menos de 100 personas, por lo que cree que es importante que los ciudadanos se acerquen a estos temas.

Durante las jornadas de charlas, en la fundación La Tortuga explican cómo podemos reducir nuestro impacto negativo en la Tierra, así como se dictan talleres de formación sobre la flora y la fauna locales.

Trabajo sin fines de lucro

En Venezuela funcionan cerca de 60 fundaciones que velan por el medio ambiente y la formación de las personas en esta materia. De este total, 11 funcionan en la región oriental.

Rubén García
Rubén García
Rubén García
Rubén García

Paúl Rivas González
[email protected]

Publicidad!