A pesar de las dos victorias de Indios en su casa, el recinto en Toronto hará sentir a Azulejos como en los últimos años, con el público a su favor


Viendo el excelente pitcheo con el que ha contado Indios de Cleveland al registrar cinco victorias en igual número de juegos en postemporada, más el bateo oportuno de figuras como el puertorriqueño Francisco Lindor y Lonnie Chisenhall, ha pasado algo desapercibida una tendencia en el bateo general de la Tribu.

Con su efectividad colectiva de 1.60 en estos playoffs, Cleveland ha sabido triunfar en gran medida por sus brazos. Pero como equipo, Indios batea para .238. A partir de hoy, cuando se celebrará el Juego 3 de la Serie de Campeonato de la Liga Americana entre Indios y Azulejos de Toronto en el Rogers Centre con la Tribu arriba dos victorias por cero, la tropa de Terry Francona espera que los bates digan presente.

Apoyo en la casa

La ciudad de Toronto es considerada el epicentro del hockey sobre hielo profesional, sede de los Maple Leafs de la NHL. Aunque el hockey sobre hielo es el deporte rey de Canadá, cuando Azulejos juega un buen béisbol, la fanaticada apoya de manera masiva a su equipo.

Eso se vio evidenciado al principio de los años 90, cuando Toronto fue el primer equipo de la historia con una asistencia de más de 4,000,000 de espectadores en una temporada (1991). De hecho, de aquel 1991 a 1993, cuando Azulejos ganaro dos Series Mundiales en forma consecutiva (1992 y 1993), el equipo canadiense contó con más de 4,000,000 fanáticos cada campaña en el entonces SkyDome (ahora conocido como el Rogers Centre) y fue líder en asistencia en las Mayores.

En el 2016, segunda temporada seguida en que Azulejos clasifica a playoffs luego de una sequía de 21 años sin postemporada de 1994 al 2014, Toronto encabezó la Liga Americana en asistencia con 3,392,299.

“Ha sido algo grandioso. Ha sido divertido”, dijo el receptor de los Azulejos, Russell Martin, uno de dos canadienses en las filas del equipo (siendo el otro Michael Saunders). “Hay un gran movimiento en la ciudad, mucha ropa de los Azulejos en todos lados.

Desde 2015, al igual que aquellos años de gloria del principio de los 90, el Rogers Centre es considerado uno de los estadios más ruidosos de Grandes Ligas. Así se verá en los juegos programados contra Indios en la Serie de Campeonato.

“Es un lugar eléctrico, un lugar ruidoso”, dijo Gibbons. “La gente está encendida y es un buen lugar para una ventaja de local”.
“Hay que reconocer a los fans de los Azulejos, porque nos han brindado un apoyo bastante fuerte”.

Redacción
[email protected]