Director de Salud Pública reconoció que en el hospital Luis Razetti de Barcelona, este servicio solo opera en un 45%. Añadió que las máquinas de rayos X solo están productivas entre un 40% y un 50%


Bajo un sol inclemente, María Duarte comienza su viacrucis por diferentes clínicas de la zona tras visitar varios hospitales y no obtener respuestas satisfactorias. ¿La razón? Necesita encontrar un centro de salud donde los equipos funcionen para realizarse una tomografía en la cabeza.

La mujer, quien vive en el sector El Viñedo de Barcelona y tiene precarios recursos, se toca los bolsillos antes de abrir la puerta de la clínica; 10 billetes de 100 bolívares y una estampita del doctor José Gregorio Hernández son sus únicos acompañantes.

El optimismo la invade; Sin embargo, tras preguntar por el costo de dicho examen, debe sentarse a digerir la noticia, el corazón comienza a bombearle con frenesí. El estudio le cuesta 120 mil bolívares.

“Soy pobre. De dónde voy a sacar ese dinero para cubrir esa tomografía. Me dan mareos, se me nubla la vista y el dolor de cabeza es insoportable, por eso el doctor me recomendó ese estudio para chequear y descartar cualquier tumor. Ahora mi preocupación es mayor”, sentenció Duarte.

Los estudios de imagenología (que comprende resonancia magnética, ecosonografía, tomografías y rayos X), son uno de los servicios médicos que más se han visto golpeados por la inflación en Anzoátegui y el resto de Venezuela.

Mediante el presupuesto otorgado por algunos centros privados de la zona, El Norte constató que una tomografía -al igual que una resonancia de algunas partes del cuerpo como cabeza, mamas, tórax o cuello-, oscila entre los Bs. 90 mil y los 148 mil bolívares; es decir más de tres sueldos mínimos actuales (cuyo valor es de Bs. 40.638).

¿Y lo público?
Pacientes denunciaron que se ven en la obligación de realizarse ese tipo de estudios en sitios costosos debido a que el sector público no cuenta con las maquinarias necesarias para la ejecución de estos exámenes.

La secretaria Lucía Arévalo indicó que por una tomografía de contraste, es decir, con la aplicación de iodo para resaltar la zona del cuerpo a analizar, le estaban cobrando 110 mil bolívares en un centro privado de Puerto La Cruz.

“Esto es insostenible. Los entes gubernamentales deben poner en funcionamiento los equipos en los hospitales para que la clase media-baja vaya y se pueda hacerse sus estudios”, recalcó.

El director general de Salud Pública en el estado Anzoátegui, Stalin Fuentes, reconoció que el servicio de imagenología solo está funcionando en un 45% en el hospital Luis Razetti de Barcelona.

Informó que el sistema de rayos X opera entre un 40% y un 50% y añadió que, en estos momentos, la máquina de tomografía no está operativa.

“Ecosonografía la estamos haciendo en el área de sala de parto del nosocomio, pero resonancia tampoco la estamos realizando en ese centro”, agregó.

Afirmó que en el caso de la Clínica Popular Jesús de Nazaret de Puerto La Cruz, esta cuenta con ecosonografía pero espera por la procesadora de rayos X.

Mientras que en el caso del Instituto de Previsión y Asistencia Social para el Personal del Ministerio de Educación (Ipasme), cuenta con los equipos para la realización de rayos X desde hace dos meses.

“El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales Dr. Domingo Guzmán Lander, es el que tiene todos los equipos de imagenología en estos momentos para que la ciudadanía pueda hacerse sus exámenes”, recalcó la autoridad.

Fuentes indicó que a mediados de este 2017, dotarán de nuevos equipos a los centros de salud que carecen de estos aparatos.

Añadió que, en estos momentos, trabajan en la incorporación de nuevas unidades para el anexo pediátrico Rafael Tobías Guevara del nosocomio barcelonés.

En cifras
Anzoátegui no es el único estado que tiene al sector salud en cuidados intensivos.

El físico, médico y profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV), Omar Arias, aseveró el pasado 25 de marzo que en el sector público a escala nacional, el 80% de los equipos de imagenología está paralizado.

Explicó que los exámenes que se practican con esta tecnología son indispensables para la realización de diagnósticos y para la ejecución de operaciones desde la más sencilla hasta procedimientos más complicados.

“Para operar una rodilla el médico necesita hacer la respectiva placa de rayos X para conocer el alcance de la lesión, sin esto el especialista queda atado de manos y el paciente está condenado a no curar su enfermedad. Esta es una de las principales causas de los retrasos en los procedimientos quirúrgicos”, dijo Arias en entrevista a El Universal.

El especialista detalló que, de igual forma, el sector privado cuenta con menos del 50% de estos equipos operativos. En el caso de las unidades de radiología -indicó Arias- las fallas son por falta de mantenimiento, piezas dañadas y aparatos quemados por los constantes apagones.

“La clínicas en muchos casos les toca comprar los repuestos en dólares sin ningún tipo de precio preferencial, dejando a los centros de radiología más pequeños casi inoperativos y por ende los pacientes sin tener opción para realizarse sus exámenes”, alertó.

Más denuncias
La falta de material para la realización y posterior entrega de los resultados de rayos X, también se ha vuelto la constante en los centros de salud de la entidad.

En las cajas de pago de varias clínicas de los municipios Diego Bautista Urbaneja y Juan Antonio Sotillo, se puede leer en tamaño visible “No poseemos material radiológico y, por ende, se están grabando las imágenes en CD”.

Esto, trae consecuencias para los pacientes; en gran medida, cuando el médico tratante no cuenta con computadores portátiles o fijos en sus lugares de trabajo.

“Tengo varios días tratando de buscar un sitio dónde hacerme una placa pero que me las entreguen en las láminas así como hacían antes. Mi médico me lo pidió así porque no tiene computadora en su consultorio ni en su casa y desea verlas para darme el diagnóstico”, indicó el ama de casa, Rosa Indriago.

El médico residente de un centro de salud privado que no quiso identificarse por temor a represalias, señaló que el fenómeno de los altos precios en este tipo de servicios se debe a que los repuestos de los equipos de imagenología son importados y, para mantenerlos en funcionamiento, se debe comprar con el dólar a precio de mercado negro, por no tener acceso al preferencial.

Otro galeno quien solo se identificó como Ángel recalcó que, hasta hace un año, realizaban en la clínica donde labora, entre 30 y 40 estudios diarios. Sin embargo, señaló que en estos momentos, dicho servicio no llega ni a los 15 estudios por día.

“Hace poco se nos dañó uno de los equipos de rayos X y la reparación nos salió más cara de lo que nos costó la máquina. Definitivamente el problema que estamos atravesando es muy complicado y nos afecta a todos por igual”, reiteró la fuente.

En dinero
Los diputados del Consejo Legislativo del estado Anzoátegui (Cleanz), aprobaron en diciembre pasado más de 68 mil millones para el presupuesto financiero de 2017.

El gobernador de la entidad Nelson Moreno, señaló que, de esa cantidad, siete mil 401 millones 748 mil 024 bolívares serían destinados este año para el sector salud.

“Invertiremos más de 600 millones de bolívares en la compra de medicinas e insumos médicos. También fortaleceremos la atención primaria con la reactivación de los 900 centros de salud integrales”, reiteró Moreno en esa oportunidad.

Patricia Aponte
[email protected]