Publicidad!

Indignados, jóvenes “Dreamers” y sus defensores denunciaron las condiciones de Donald Trump para legalizarles, como la deportación de menores centroamericanos que llegaron solos a Estados Unidos, y lamentaron este nuevo obstáculo para dar una solución definitiva a su limbo migratorio.

Las exigencias de Trump, detalladas en una carta enviada al Congreso el domingo de noche, dificultan la aprobación del proyecto de ley co-partidario “Dream Act”.

Este proyecto permitiría a casi 700.000 inmigrantes traídos a Estados Unidos sin papeles cuando niños por sus padres -conocidos como “Dreamers” o soñadores- residir legalmente en el país donde han vivido casi toda su vida y del cual se sienten ciudadanos.

Trump exige que toda legislación sobre los “Dreamers” incluya la financiación de un muro en la frontera con México y medidas contra niños y adolescentes que llegan solos desde Centroamérica huyendo de la violencia.

También reclama contratar a 10.000 nuevos agentes fronterizos y a miles de fiscales y jueces migratorios, disminuir fondos a las “ciudades santuario” que se niegan a denunciar a los indocumentados ante el gobierno federal y la eliminación de la lotería que otorga 50.000 “Green cards” o permisos de residencia y trabajo por año.

Todo lo contrario al Dream Act “limpio”, o sea sin condiciones, que piden los inmigrantes, sus defensores y los demócratas en el Congreso, así como un puñado de republicanos.

 

Publicidad!